Tu mismo…

Si no te ayudas a ti mismo… no puedes ayudar a los demás. Si no estás en paz contigo… no puedes ver la paz en tu entorno. Si no te amas a ti mismo… no sentirás el amor que otros te profesan. Si no te conoces a ti mismo… nadie podrá conocer todo lo que hay en ti. Si no desarrollas tus dones innatos y el poder que hay en ti… nadie hará lo que a ti te corresponde por orden divino desplegar en este plano. En conclusión… si de veras quieres vivir otra realidad… si es tu deseo profundo vivir en otro mundo… si quieres ver otra humanidad… más sana, pura, genuina y dichosa… es hora de empezar a hacer cosas por ti. Tan solo eso es lo que Dios te pide… no como imposición… sino como un deseoso contemplador amoroso. Para eso te ha creado… para eso estás en su Universo… el tuyo… el de todos.
Extracto de la segunda parte del libro «Ignacio Rivas y sus Mensajes de Dios»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *