Recuerda…

Cada vez que te sientas mal en tu interior intenta no buscar la causa de tu malestar en el exterior, sino mírate a ti mismo y busca donde está la causa en ti que ha quitado tu paz.

Recuerda siempre que lo exterior es un escenario que tú mismo, en la claridad de tu Alma, elegiste antes de encarnar, porque sabes que tienes esa emoción aún por sanar.

Es necesario que te pusieras escenarios apropiados para que esas emociones heridas, contrarias al Amor Universal, que llevas arrastrando en varias encarnaciones, puedan salir, para que así las veas y las puedas curar.

En la densidad y los velos de la materia, perdemos de vista el origen del porqué nos viene esta situación y comenzamos a ver culpables en el exterior, justificamos nuestro mal sentir, por las actuaciones de los demás y perdemos de vista el gran regalo que traía esa oportunidad de verte y sanarte a ti mismo.

Cuántas encarnaciones ya, hemos pasado culpando a los demás de nuestras infelicidades?

Vas a seguir en esa dinámica? O, por fin vas a despertar y comprender que las situaciones que te ocurren son perfectas para sanar y aprobar los exámenes aún no superados?

Vas a perder el tiempo de tu Vida buscando culpables fuera? O vas a aprovechar el tiempo de tu Vida para acabar de pulir la Joya en el Loto que Eres?

En ti está el libre albedrío, en ti está la solución a todo lo que tú llamas problemas, pero recuerda que todo problema siempre es la Vida rescatándote de tu Sueño de la Materia, por el olvido del Espíritu que Eres y olvidar que sólo estás viviendo una experiencia humana, para completar tu Ser en el perfecto Amor Universal, gracias a cómo vives los exámenes en los escenarios de la Materia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *