Por qué sigues aferrado?

¿Por qué sigues aferrado a personas que te lastiman que no te valoran y no sacan lo mejor de ti? ¿Por qué crees que es tu karma y dejas que permanezca a tu lado? ¿Por qué esperas que él sea quien tome una decisión? ¿Por qué crees que no hay personas que vibren en tu misma sintonía y puedan darte solo amor, comprensión y felicidad? ¿Por qué has decidido detener tu camino de crecimiento atado a personas con la que solo sabes de sufrimiento? ¿Por qué crees que es tu destino si solo tú eres quien decide cómo y con quien vivir? ¿Qué te hace pensar que porque has cometido errores en el pasado eres merecedor de permanecer indefinidamente junto a alguien que te provoque lo que tú has causado?  ¿Por qué le temes a la soledad si es tu mejor compañera y consejera? ¿Por qué dudas de lo que realmente mereces para tu vida? Sabes que, el problema no es la otra persona que permanece a tu lado, el problema eres tú y esto radica en que no te amas lo suficiente, y por consiguiente, tampoco podrás amar a los demás.  Ni siquiera a quien está a tu lado. El temor a la soledad, los buenos momentos de intimidad, los gratos recuerdos del pasado, el apego o acostumbramiento a lo que es tu vida, eso no es amor, será enamoramiento ¿Y sabes qué es eso? mentirle al amor. Amate a ti mismo y tendrás  a la persona adecuada en tu vida, con la que valdrá la pena cada segundo de tu existencia.

Extracto del libro «Ignacio Rivas y sus mensajes de Dios»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *