Nos os metais en mi vida…

Comparte con los demás

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on email
Share on print

Papá, Mama, no os metáis en mi vida!!!.

Recordaba una ocasión en que escuché a un joven gritarle a su Padre:

¡No te metas en mi vida!

Su padre entonces le dijo:

¡Un momento, no soy yo el que me meto en tu vida, tú te has metido en la mía!

Hace muchos años, gracias a Dios, y por el amor que mamá y yo nos tenemos, llegaste a nuestras vidas, ocupaste todo nuestro tiempo, aún antes de nacer.

Mamá se sentía mal, no podía comer, todo lo que comía lo devolvía, y tenía que guardar reposo.

Yo tuve que repartirme entre las tareas de mi trabajo y las de la casa para ayudarla.

Los últimos meses del embarazo, antes de que llegaras a casa, mamá no dormía y no me dejaba dormir.

Los gastos aumentaron increíblemente, tanto que gran parte de lo nuestro se gastaba en ti, en un buen médico que atendiera a mamá y la ayudara a llevar un embarazo saludable, en medicamentos, en la maternidad, en comprarte todo un guardarropa; mamá no veía algo de bebé que no lo quisiera para ti, un vestido, un moisés… todo lo que se pudiera, con tal de que tú estuvieras bien y tuvieras lo mejor posible.

¿Que no me meta en tu vida? Llegó el día en que naciste: hay que comprar algo para darles de recuerdo a los que vengan a conocerte (dijo Mamá), hay que adaptar un cuarto para el bebé.

Desde la primera noche no dormimos. Cada tres horas como si fueras una alarma de reloj nos despertabas para que te diéramos de comer. En ocasiones te sentías mal y llorabas y llorabas, sin que nosotros supiéramos que hacer, pues no sabíamos qué te sucedía y hasta llorábamos contigo.

¿Qué no me meta en tu vida? Empezaste a caminar; yo no sé cuándo he tenido que estar más detrás de “ti”, si cuando empezaste a caminar o cuando creíste que ya sabías.

Ya no podía sentarme tranquilo a leer el periódico o a ver una película, o el partido de mi equipo favorito, porque para cuando me acordaba, te perdías de mi vista y tenía que salir tras de ti para evitar que te ocurriese algo.

¿Qué no me meta en tu vida? Todavía recuerdo el primer día de clases, cuando tuve que llamar al trabajo y decir que no podría ir, ya que tú en la puerta del colegio no querías soltarme y entrar, llorabas y me pedías que no me fuera, tuve que entrar contigo a la escuela y pedirle a la maestra que me dejara estar a tu lado un rato ese día en clase, para que fueras tomando confianza.

A las pocas semanas no sólo ya no me pedías que no me fuera, hasta te olvidabas de despedirte cuando bajabas del coche corriendo para encontrarte con tus amigos.

¿Qué no me meta en tu vida? Seguiste creciendo, ya no querías que te lleváramos a tus reuniones, nos pedías que una calle antes te dejáramos y que pasáramos por ti una calle después, porque ya eras “grande”, “independiente”…

No querías llegar temprano a casa, te enfadabas si te marcábamos reglas, no podíamos hacer comentarios acerca de tus amigos sin que te volvieras contra nosotros, como si los conocieras a ellos de toda la vida y nosotros fuéramos unos perfectos “desconocidos” para ti.

¿Qué no me meta en tu vida? Cada vez sé menos de ti por ti mismo, sé más por lo que oigo de los demás; ya casi no quieres hablar conmigo, dices que siempre te estoy regañando, y todo lo que yo hago está mal o es razón para que te burles de mí, pregunto: ¿con esos defectos te he podido dar lo que hasta ahora tienes?.

Mamá siempre está en vela y no me deja dormir a mí diciéndome que no has llegado y que es de madrugada, que tu movil está desconectado, que ya son las 3:00 y no llegas; hasta que por fin podemos dormir cuando acabas de llegar.

¿Qué no me meta en tu vida? Ya casi no hablamos, no me cuentas tus cosas, te aburre hablar con “viejos” que no entienden el mundo de hoy. Ahora sólo me buscas cuando hay que pagar algo o necesitas dinero para la universidad, o para salir; o peor aún, te busco yo cuando tengo que llamarte la atención.

¿Qué no me meta en tu vida? Hijo, yo no me meto en tu vida, tú te has metido en la mía, y te aseguro que desde el primer día, hasta el día de hoy, no me he arrepentido de que te hayas metido en ella, y de que la hayas cambiado para siempre.

Mientras esté vivo, me meteré en tu vida, así como te metiste en la mía; para ayudarte, para formarte, para amarte y para hacer de ti un hombre o una mujer de bien.

Solo los padres que saben meterse en la vida de sus hijos logran hacer de estos, hombres y mujeres de bien, que triunfen en la vida y sean capaces de amar.

A los papás que lo hacen: ¡Muchas gracias por meterse en la vida de sus hijos, o mejor dicho, por haber permitido que sus hijos se metan en sus vidas!

A los hijos de esos padres: ¡Valoren a sus padres, no son perfectos pero los aman; y lo único que desean es que vosotros seais capaces de salir adelante en la vida y triunfar como hombres y mujeres de bien, hombres y mujeres felices.

La vida da muchas vueltas, y en menos de lo que os imaginais alguien os dirá… “¡Papá, Mamá, no te metas en mi vida!”

La paternidad no es un capricho o un accidente, es un don de Dios, que nace del Amor.

Blogger

Blogger

No olvides dejar tu comentario

Acerca de mí

Soy Jose Antonio, un «Murciano» (Murcia, España) que desde pequeño, veía el mundo un poco distinto y que, al darme cuenta que este «mundo» no era como el del entorno, intente olvidarlo o negarlo para tratar de adaptarme, realmente eso funciono algunos años, pero un día, tuve que hacerme cargo de «este mundo» tal y como se me mostraba y aportar esta forma de entender la vida a quien le pueda servir.

Post Recientes

CUANDO LA VIDA TE SACUDE

CUANDO LA VIDA TE SACUDE Vas caminando con tu taza de café… y de repente alguien pasa… te empuja y hace que se te derrame el café por todas partes -¿Por qué se te derramó el café? -Porque alguien me empujó •Respuesta equivocada Derramaste el café porque tenías café en la taza. Si hubiera sido

Seguir leyendo »

Honestidad

Tus hijos tienen derecho a la verdad Tus hijos no necesitan que sus padres o madres estén juntos. Lo que necesitan es aprender que lo importante no es mantener algo que no existe. Lo importante es vivir con la verdad. Tus hijos no necesitan que sus padres o madres estén juntos. Necesitan que estén en

Seguir leyendo »

Aceptar…

“Aceptar nuestra experiencia tal como es” significa precisamente eso; aceptar nuestra experiencia en el momento. Si nos sentimos frustrados, enojados o indignados, aceptamos ese sentimiento. No nos resistimos a él, ni deseamos que no estuviera ahí; sino que le damos la bienvenida, nos interesamos en cómo sentirlo. «Peter Russell»

Seguir leyendo »

Hermano…

Hermano, sí, me refiero a ti, al que han llenado la cabeza y el corazón con su ponzoña y su odio. Sí, a ti, no al resto de buenos musulmanes que quieren la paz entre seres humanos con independencia de su religión. ¿Por qué?. Sí, así de simple, busca en tu interior. Escarba. Cómo has

Seguir leyendo »

Respira, Ama, Se feliz.

RESPIRA, AMA, SÉ FELIZ Cada instante que pasas disgustado/a, desesperado/a, angustiado/a, furioso/a o dolido/a a causa del comportamiento de otra persona, es un instante en el que renuncias al control sobre tu vida… Obsérvate a ti mismo/a y a los demás en este mundo disparatado, y después decide qué es mejor, pasear por la rabia,

Seguir leyendo »

La experiencia

LA EXPERIENCIA Mulla Nasrudin se cayó de una escalera y se hizo mucho daño. A pesar de los emplastos y de las pociones, el dolor le hacía sufrir terriblemente. Sus amigos fueron a consolarle: – ¡Hubiera podido ser mucho peor!, dijo uno. — Después de todo, no te has roto nada, dijo otro. • Pronto

Seguir leyendo »

Los hijos…

«A menudo los hijos se nos parecen y así nos dan la primera satisfacción”. Esto nos decía el cantante catalán Juan Manuel Serrat, con ese tono de voz tembloroso, que parece estar entrando en agua fría, en una bellísima canción sobre los hijos niños. Es cierto que buscamos en nuestra prole el reflejo de lo

Seguir leyendo »

Ser alguien

«Todos quieren ser algo, ser alguien»…Cuando tú eres algo, necesitas mantenerlo. Una vez una señora me dijo: «Mooji, cada vez que hablo contigo me siento tan bien, pues eres tan amable»… Cada vez que tuviera que hablar con esa señora, tendría que ser amable, ser algo, y esto es mucha presión. No tengo que mantener

Seguir leyendo »

Un ser querido…

Cuando un ser querido muera, no te preocupes. Llora, gime, grita, sí, honra su memoria, pero no te preocupes. No se ha ido a ningún lado, estrictamente hablando. Simplemente se ha despojado de una ubicación y un tiempo. Simplemente ya no puedes fijarlo de alguna manera y afirmar que “está ahí,” ya no eres capaz

Seguir leyendo »

Hoy es…

Hoy no es Día de Decisiones. Hoy es un Día para la Curiosidad. Hoy es un día para mantenerte cerca del momento, respirando, sintiendo todas las sensaciones en tu cuerpo, observando cómo da vueltas la mente tratando de tener el control, tratando de adivinar el futuro. Detente. Respira. Sal de la historia de “Tengo que

Seguir leyendo »

Síguenos en Facebook

¿Quieres tratar algo personal?

Ponte en contacto directo conmigo

He leído y acepto el tratamiento de mis datos de carácter personal según lo recogido en la sección Información de protección de datos