No puedes odiar…

No puedes odiar a nadie, eso es del todo imposible.

Solo es tu odio, o el odio que sientes contra ti, lanzado hacia una ilusión de tu percepción. («el otro»).

Si el otro (como ser independiente) te odia a ti también, se establece una retro-alimentación energética que funcionará como una central o una caldera; una gran pila de odios mutuos.

Si ese otro te libera y te suelta, ese odio vuelve contra ti y te irá consumiendo lentamente…

Como una carcoma que te vacía por dentro.

#JoséVaso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *