Me doy permiso

Comparte con los demás

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on email
Share on print

Hoy me doy permiso para separarme de personas que me traten con brusquedad, presiones o violencia, de las que me ignoran, me niegan un beso, un abrazo…
No acepto ni la brusquedad ni mucho menos la violencia aunque vengan de mis padres o de mi marido, o mujer.
Ni de mis hijos, ni de mi jefe, ni de nadie.
Las personas bruscas o violentas quedan ya, desde este mismo momento fuera de mi vida.

Soy un ser humano que trata con consideración y respeto a los demás. Merezco también consideración y respeto.

Me doy permiso para no obligarme a ser “el alma de la fiesta”, el que pone el entusiasmo en las situaciones, ni ser la persona que pone el calor humano en el hogar, la que está dispuesta al diálogo para resolver conflictos cuando los demás ni siquiera lo intentan.
No he nacido para entretener y dar energía a los demás a costa de agotarme yo: no he nacido para estimularles con tal de que continúen a mi lado.
Mi propia existencia, mi ser; ya es valioso.
Si quieren continuar a mi lado deben aprender a valorarme.
Mi presencia ya es suficiente: no he de agotarme haciendo más.

Me doy permiso para no tolerar exigencias desproporcionadas en el trabajo.
No voy a cargar con responsabilidades que corresponden a otros y que tienen tendencia a desentenderse.
Si las exigencias de mis superiores son desproporcionadas hablaré con ellos clara y serenamente.

Me doy permiso para no hundirme las espaldas con cargas ajenas
Me doy permiso para dejar que se desvanezcan los miedos que me infundieron mis padres y las personas que me educaron.

El mundo no es sólo hostilidad, engaño o agresión: hay también mucha belleza y alegría inexplorada.

Decido abandonar los miedos conocidos y me arriesgo a explorar las aventuras por conocer.
Más vale lo bueno que ya he ido conociendo y lo mejor que aún está por conocer. Voy a explorar sin angustia.

Me doy permiso para no agotarme intentando ser una persona excelente. No soy perfecto, nadie es perfecto y la perfección es oprimente.
Me permito rechazar las ideas que me inculcaron en la infancia intentando que me amoldara a los esquemas ajenos, intentando obligarme a ser perfecto: un hombre sin fisuras, rígidamente irreprochable. Es decir: inhumano.

Asumo plenamente mi derecho a defenderme, a rechazar la hostilidad ajena, a no ser tan correcto como quieren; y asumo mi derecho a ponerles límites y barreras a algunas personas sin sentirme
culpable.

No he nacido para ser la víctima de nadie.

Me doy permiso para no estar esperando alabanzas, manifestaciones de ternura o la valoración de los otros.

Me permito no sufrir angustia esperando una llamada de teléfono, una palabra amable o un gesto de consideración.
Me afirmo como una persona no adicta a la angustia.
Soy yo quien me valoro, me acepto y me aprecio No espero a que vengan esas consideraciones desde el exterior.

Y no espero encerrado o recluido ni en casa, ni en un pequeño círculo de personas de las que depender.

Al contrario de lo que me enseñaron en la infancia, la vida es una experiencia de abundancia.

Empiezo por reconocer mis valores, Y el resto vendrá solo. No espero de fuera.

Me doy permiso para no estar al día en muchas cuestiones de la vida: no necesito tanta información, tanto programa de ordenador, tanta película de cine, tanto periódico, tanto libro, tantas músicas.
Decido no intentar absorber el exceso de información. Me permito no querer saberlo todo. Me permito no aparentar que estoy al día en todo o en casi todo.

Y me doy permiso para saborear las cosas de la vida que mi cuerpo y mi mente pueden asimilar con un ritmo tranquilo.
Decido profundizar en todo cuanto ya tengo y soy. Con lo que soy es más que suficiente. Y aún sobra.
Me doy permiso para ser inmune a los elogios o alabanzas desmesurados: las personas que se exceden en consideración resultan abrumadoras. Y dan tanto porque quieren recibir mucho más a cambio.

Prefiero las relaciones menos densas.

Me permito un vivir con levedad, sin cargas ni demandas excesivas. No entro en su juego.

Me doy el permiso más importante de todos: el de ser auténtico.

No me impongo soportar situaciones y convenciones sociales que agotan, que
me disgustan o que no deseo. No me esfuerzo por complacer.

Si intentan presionarme para que haga lo que mi cuerpo y mi mente no quieren hacer, me afirmo tranquila y firmemente diciendo que no. Es sencillo y liberador acostumbrarse a decir “no”.
Me doy el permiso más importante de todos: el de ser auténtico. No me impongo soportar situaciones y convenciones sociales que agotan, que me disgustan o que no deseo. No me esfuerzo por complacer.

Elijo lo que me da salud y vitalidad.

Me hago más fuerte y más sereno cuando mis decisiones las expreso como forma de decir lo que yo quiero o no quiero, y no como forma de despreciar las elecciones de otros.

No me justificaré: si estoy alegre, lo estoy; si estoy menos alegre, lo estoy; si un día señalado del calendario es socialmente obligatorio sentirse feliz, yo estaré como estaré.

Me permito estar tal como me sienta bien conmigo mismo y no como me ordenan las costumbres y los que me rodean: lo “normal” y lo “anormal” en mis estados emocionales lo establezco yo.
«JOAQUÍN ARGENTE»

Blogger

Blogger

No olvides dejar tu comentario

Acerca de mí

Soy Jose Antonio, un «Murciano» (Murcia, España) que desde pequeño, veía el mundo un poco distinto y que, al darme cuenta que este «mundo» no era como el del entorno, intente olvidarlo o negarlo para tratar de adaptarme, realmente eso funciono algunos años, pero un día, tuve que hacerme cargo de «este mundo» tal y como se me mostraba y aportar esta forma de entender la vida a quien le pueda servir.

Post Recientes

CUANDO LA VIDA TE SACUDE

CUANDO LA VIDA TE SACUDE Vas caminando con tu taza de café… y de repente alguien pasa… te empuja y hace que se te derrame el café por todas partes -¿Por qué se te derramó el café? -Porque alguien me empujó •Respuesta equivocada Derramaste el café porque tenías café en la taza. Si hubiera sido

Seguir leyendo »

Honestidad

Tus hijos tienen derecho a la verdad Tus hijos no necesitan que sus padres o madres estén juntos. Lo que necesitan es aprender que lo importante no es mantener algo que no existe. Lo importante es vivir con la verdad. Tus hijos no necesitan que sus padres o madres estén juntos. Necesitan que estén en

Seguir leyendo »

Aceptar…

“Aceptar nuestra experiencia tal como es” significa precisamente eso; aceptar nuestra experiencia en el momento. Si nos sentimos frustrados, enojados o indignados, aceptamos ese sentimiento. No nos resistimos a él, ni deseamos que no estuviera ahí; sino que le damos la bienvenida, nos interesamos en cómo sentirlo. «Peter Russell»

Seguir leyendo »

Hermano…

Hermano, sí, me refiero a ti, al que han llenado la cabeza y el corazón con su ponzoña y su odio. Sí, a ti, no al resto de buenos musulmanes que quieren la paz entre seres humanos con independencia de su religión. ¿Por qué?. Sí, así de simple, busca en tu interior. Escarba. Cómo has

Seguir leyendo »

Respira, Ama, Se feliz.

RESPIRA, AMA, SÉ FELIZ Cada instante que pasas disgustado/a, desesperado/a, angustiado/a, furioso/a o dolido/a a causa del comportamiento de otra persona, es un instante en el que renuncias al control sobre tu vida… Obsérvate a ti mismo/a y a los demás en este mundo disparatado, y después decide qué es mejor, pasear por la rabia,

Seguir leyendo »

La experiencia

LA EXPERIENCIA Mulla Nasrudin se cayó de una escalera y se hizo mucho daño. A pesar de los emplastos y de las pociones, el dolor le hacía sufrir terriblemente. Sus amigos fueron a consolarle: – ¡Hubiera podido ser mucho peor!, dijo uno. — Después de todo, no te has roto nada, dijo otro. • Pronto

Seguir leyendo »

Los hijos…

«A menudo los hijos se nos parecen y así nos dan la primera satisfacción”. Esto nos decía el cantante catalán Juan Manuel Serrat, con ese tono de voz tembloroso, que parece estar entrando en agua fría, en una bellísima canción sobre los hijos niños. Es cierto que buscamos en nuestra prole el reflejo de lo

Seguir leyendo »

Ser alguien

«Todos quieren ser algo, ser alguien»…Cuando tú eres algo, necesitas mantenerlo. Una vez una señora me dijo: «Mooji, cada vez que hablo contigo me siento tan bien, pues eres tan amable»… Cada vez que tuviera que hablar con esa señora, tendría que ser amable, ser algo, y esto es mucha presión. No tengo que mantener

Seguir leyendo »

Un ser querido…

Cuando un ser querido muera, no te preocupes. Llora, gime, grita, sí, honra su memoria, pero no te preocupes. No se ha ido a ningún lado, estrictamente hablando. Simplemente se ha despojado de una ubicación y un tiempo. Simplemente ya no puedes fijarlo de alguna manera y afirmar que “está ahí,” ya no eres capaz

Seguir leyendo »

Hoy es…

Hoy no es Día de Decisiones. Hoy es un Día para la Curiosidad. Hoy es un día para mantenerte cerca del momento, respirando, sintiendo todas las sensaciones en tu cuerpo, observando cómo da vueltas la mente tratando de tener el control, tratando de adivinar el futuro. Detente. Respira. Sal de la historia de “Tengo que

Seguir leyendo »

Síguenos en Facebook

¿Quieres tratar algo personal?

Ponte en contacto directo conmigo

He leído y acepto el tratamiento de mis datos de carácter personal según lo recogido en la sección Información de protección de datos