Hermano…

Hermano, sí, me refiero a ti, al que han llenado la cabeza y el corazón con su ponzoña y su odio. Sí, a ti, no al resto de buenos musulmanes que quieren la paz entre seres humanos con independencia de su religión. ¿Por qué?. Sí, así de simple, busca en tu interior. Escarba. Cómo has llegado a esta situación? Estás a punto de morir matando. Seres como tú, que solo buscan la felicidad. Que luchan día a día por un mundo mejor.

Lo entiendo, vienes de muy lejos, o ni siquiera, has nacido aquí pero sientes lo que haya pasado como tuyo. Has visto injusticias, masacres, malas decisiones de la mierda de gente que nos gobierna. Pero piensa coño, sí, piensa! Te lo pido por favor. ¿Cuánta gente inocente tiene que seguir sufriendo?

Que no te engañen. ¿Cómo puedes pensar que un Dios que te ha creado quiere tu muerte y la de los demás inocentes? ¿Cómo pensar que te va a premiar por ello? ¿Acaso no lo ves? Se están aprovechando de ti. Quieren tu muerte y sacrificio para completar sus objetivos. No son ellos los que mueren, ¿a que no? ¿Te crees que son tan imbeciles que quieren el premio y la gloria para ti?

Recapacita. Sal de ahí, un mundo mejor es posible y ese mundo empieza en ti…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *