Patron Masculino-Femenino

Las Almas, para su proceso evolutivo, tienden a manifestar avatares en una biología o en la otra de forma definida (masculino o femenino), no hay grandes cambios debido a que proyectan sus avatares en función de secuencias numéricas ya creadas en el Quantum, usando los recursos que cada arquetipo proporciona, (Masculino -> Hacer) o (Femenino -> Sostener).

Las variaciones en el Patrón son correctas siempre que haya una fluidez en un sentido u otro, una parte de avance y otra de integración de las situaciones vividas, en el caso del femenino, el patrón se sitúa en los 180º con variaciones de grado desde los 90º (definimos avance desde los 174 a los 90) a los 270º (definimos integración desde los 186 a los 270), en el caso del masculino, se sitúa en los 45º este patrón, el optimo, con variaciones desde el 0º (definimos integración desde los 40 a los 0) a los 90º (definimos avance desde los 50 a los 90), dando por valido un margen de +o- 5º en uno u otro sentido, por tanto no es importante cierto desajuste en el patrón, como si lo puede ser el intentar forzar y mantener prolongado en el tiempo una desviación del mismo.

Por decisiones evolutivas y de manipulación social, estamos en un proceso de mezcla de roles, las mujeres han asumido el lugar del hacer y los hombres se han acomodado, ya que su trabajo se lo están haciendo las mujeres, eso, además de llevar también el suyo a cuestas; esta situación está generando alteraciones y desajustes en el proceso de crecimiento, la Mujer ya no sostiene la energía de anclaje a tierra desde una posición correcta y el Hombre no está enfocando su energía en la dirección correcta para que en ambos casos funcione de forma coherente, por lo que nos encontramos con desajustes en un estado de tránsito por una nueva forma en el intento de entender los arquetipos, creando confusión en su equilibrio original al transitar por esta 3ª dimensión y superiores.