El dar

Comparte con los demás

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on email
Share on print

Entonces, un hombre rico dijo: Háblanos del dar. 
Y él contestó:
Dais muy poca cosa cuando dais de lo que poseéis. 
Cuando dais algo de vosotros mismos es cuando realmente dais.
¿Qué son vuestras posesiones sino cosas que atesoráis por miedo a necesitarlas mañana?
Y mañana, ¿qué traerá el mañana al perro que, demasiado previsor, entierra huesos en la arena sin huellas mientras sigue a los peregrinos hacia la ciudad santa? ¿Y qué es el miedo a la necesidad sino la necesidad misma?
¿No es, en realidad, el miedo a la sed, cuando el manantial está lleno, la sed inextinguible?
Hay quienes dan poco de lo mucho que tienen y lo dan buscando el reconocimiento y su deseo oculto malogra sus regalos. Y hay quienes tienen poco y lo dan todo.
Son éstos los creyentes en la vida y en la magnificencia de la vida y su cofre nunca está vacío.
Hay quienes dan con alegría y esa alegría es su premio.
Y hay quiénes dan con dolor y ese dolor es su bautismo.
Y hay quienes dan y no saben del dolor de dar, ni buscan la alegría de dar, ni dan
conscientes de la virtud de dar.
Dan como, en el hondo valle, da el mirto su fragancia al espacio.
A través de las manos de los que como esos son, Dios habla y, desde el fondo de sus ojos, El sonríe sobre la tierra. 
Es bueno dar algo cuando ha sido pedido, pero es mejor dar sin demanda, comprendiendo.
Y,   para la mano abierta, la búsqueda de aquel que recibirá es mayor goce que el dar
mismo.
¿Y hay algo, acaso, que podáis guardar? Todo lo que tenéis será dado algún día.
Dad, pues, ahora que la estación de dar es vuestra y no de vuestros herederos.
Decís a menudo: «Daría, pero sólo al que lo mereciera.» Los árboles en vuestro huerto no dicen así, ni lo dicen los rebaños en vuestra pradera.
Ellos dan para vivir, ya que guardar es perecer.
Todo aquel que merece recibir sus días y sus noches, merece, seguramente, de vosotros todo lo demás.
Y aquel que mereció beber el océano de la vida, merece llenar su copa en vuestro pequeño arroyo.
¿Y cuál será mérito mayor que el de aquel que da el valor y la confianza -no la caridad- del recibir?
¿Y quiénes sois vosotros para que los hombres os muestren su seno y os descubran su orgullo para que así veáis sus merecimientos desnudos y su orgullo sin confusión?
Mirad primero si vosotros mismos merecéis dar y ser un instrumento del dar.
Porque, a la verdad, es la vida la que da a  la vida, mientras que vosotros, que os creéis dadores, no sois sino testigos.
Y vosotros, los que recibís -y todos vosotros sois de ellos- no asumáis el peso de la gratitud, si no queréis colocar un yugo sobre vosotros y sobre quien os da.
Eleváos, más bien, con el dador en su dar como en unas alas.
Porque exagerar vuestra deuda es dudar de su generosidad, que tiene el libre corazón de la tierra como madre y a Dios como padre.

Extracto del libro EL PROFETA de Kalil Gibram

Blogger

Blogger

No olvides dejar tu comentario

Acerca de mí

Soy Jose Antonio, un «Murciano» (Murcia, España) que desde pequeño, veía el mundo un poco distinto y que, al darme cuenta que este «mundo» no era como el del entorno, intente olvidarlo o negarlo para tratar de adaptarme, realmente eso funciono algunos años, pero un día, tuve que hacerme cargo de «este mundo» tal y como se me mostraba y aportar esta forma de entender la vida a quien le pueda servir.

Post Recientes

CUANDO LA VIDA TE SACUDE

CUANDO LA VIDA TE SACUDE Vas caminando con tu taza de café… y de repente alguien pasa… te empuja y hace que se te derrame el café por todas partes -¿Por qué se te derramó el café? -Porque alguien me empujó •Respuesta equivocada Derramaste el café porque tenías café en la taza. Si hubiera sido

Seguir leyendo »

Honestidad

Tus hijos tienen derecho a la verdad Tus hijos no necesitan que sus padres o madres estén juntos. Lo que necesitan es aprender que lo importante no es mantener algo que no existe. Lo importante es vivir con la verdad. Tus hijos no necesitan que sus padres o madres estén juntos. Necesitan que estén en

Seguir leyendo »

Aceptar…

“Aceptar nuestra experiencia tal como es” significa precisamente eso; aceptar nuestra experiencia en el momento. Si nos sentimos frustrados, enojados o indignados, aceptamos ese sentimiento. No nos resistimos a él, ni deseamos que no estuviera ahí; sino que le damos la bienvenida, nos interesamos en cómo sentirlo. «Peter Russell»

Seguir leyendo »

Hermano…

Hermano, sí, me refiero a ti, al que han llenado la cabeza y el corazón con su ponzoña y su odio. Sí, a ti, no al resto de buenos musulmanes que quieren la paz entre seres humanos con independencia de su religión. ¿Por qué?. Sí, así de simple, busca en tu interior. Escarba. Cómo has

Seguir leyendo »

Respira, Ama, Se feliz.

RESPIRA, AMA, SÉ FELIZ Cada instante que pasas disgustado/a, desesperado/a, angustiado/a, furioso/a o dolido/a a causa del comportamiento de otra persona, es un instante en el que renuncias al control sobre tu vida… Obsérvate a ti mismo/a y a los demás en este mundo disparatado, y después decide qué es mejor, pasear por la rabia,

Seguir leyendo »

La experiencia

LA EXPERIENCIA Mulla Nasrudin se cayó de una escalera y se hizo mucho daño. A pesar de los emplastos y de las pociones, el dolor le hacía sufrir terriblemente. Sus amigos fueron a consolarle: – ¡Hubiera podido ser mucho peor!, dijo uno. — Después de todo, no te has roto nada, dijo otro. • Pronto

Seguir leyendo »

Los hijos…

«A menudo los hijos se nos parecen y así nos dan la primera satisfacción”. Esto nos decía el cantante catalán Juan Manuel Serrat, con ese tono de voz tembloroso, que parece estar entrando en agua fría, en una bellísima canción sobre los hijos niños. Es cierto que buscamos en nuestra prole el reflejo de lo

Seguir leyendo »

Ser alguien

«Todos quieren ser algo, ser alguien»…Cuando tú eres algo, necesitas mantenerlo. Una vez una señora me dijo: «Mooji, cada vez que hablo contigo me siento tan bien, pues eres tan amable»… Cada vez que tuviera que hablar con esa señora, tendría que ser amable, ser algo, y esto es mucha presión. No tengo que mantener

Seguir leyendo »

Un ser querido…

Cuando un ser querido muera, no te preocupes. Llora, gime, grita, sí, honra su memoria, pero no te preocupes. No se ha ido a ningún lado, estrictamente hablando. Simplemente se ha despojado de una ubicación y un tiempo. Simplemente ya no puedes fijarlo de alguna manera y afirmar que “está ahí,” ya no eres capaz

Seguir leyendo »

Hoy es…

Hoy no es Día de Decisiones. Hoy es un Día para la Curiosidad. Hoy es un día para mantenerte cerca del momento, respirando, sintiendo todas las sensaciones en tu cuerpo, observando cómo da vueltas la mente tratando de tener el control, tratando de adivinar el futuro. Detente. Respira. Sal de la historia de “Tengo que

Seguir leyendo »

Síguenos en Facebook

¿Quieres tratar algo personal?

Ponte en contacto directo conmigo

He leído y acepto el tratamiento de mis datos de carácter personal según lo recogido en la sección Información de protección de datos