Baja tu ritmo, amigo…

Baja tu ritmo, amigo.

No hay ninguna urgencia. El verano nunca se precipita hacia el otoño. Una pequeña hoja de hierba nunca intenta crecer más rápido que su vecina. Los planetas giran perezosamente sobre sus órbitas. Este ancestral universo no tiene ninguna prisa.

Pero la mente, sintiéndose tan dividida de la totalidad, quiere respuestas ahora, quiere soluciones hoy, quiere saber todo desesperadamente. Quiere alcanzar sus valiosas conclusiones; en última instancia, quiere tener el control de todas las cosas.

Pero tú no eres la mente. La mente es un aspecto de la totalidad, sin embargo no puede capturar la totalidad…

Así que baja tu ritmo, amigo. Tómate un profundo y consciente respiro. Confía en el lugar en donde te encuentras, el lugar donde ‘aún no hay respuestas’, el precioso lugar donde nada se sabe. Este lugar es sagrado, porque es 100% vida. Está lleno de vida, saturado de vida, imbuido de vida.

No intentes apresurarte hacia la siguiente escena de ‘tu’ película. Quédate aquí, en esta escena, Ahora, en la única escena que hay.

Ahora es el lugar donde las preguntas descansan y las respuestas creativas emergen, en su propio tiempo… 
«Jeff Foster»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *