Quiero saber…

No me interesa lo que hagas para ganarte la vida. Quiero saber qué es lo que tanto ansías y si te atreves a soñar con conocer el anhelo de tu corazón.

No me interesa qué edad tienes. Quiero saber si te arriesgarás a parecer un tonto por amor, por tu sueño, por la aventura de estar vivo.

No me interesa qué planetas rodean a tu luna. Quiero saber si has tocado el centro de tu propio dolor, si has sido abierto por las traiciones de la vida o si te has marchitado y cerrado por miedo a sufrir más.

Quiero saber si puedes sentarte con el dolor, con el mío o con el tuyo, sin hacer nada para ocultarlo, o desvanecerlo, o arreglarlo.

Quiero saber si puedes sentarte con la alegría, con la mía o con la tuya; si puedes bailar con locura y dejar que el éxtasis te colme hasta las puntas de los dedos de las manos y de los pies sin advertirnos que debemos tener cuidado, ser realistas, recordar las limitaciones de ser humanos.

No me interesa si la historia que me estás contando es verdad. Quiero saber si eres capaz de decepcionar a alguien más para ser fiel a ti mismo. Si eres capaz de soportar la acusación de traición y no traicionar tu propia alma. Si puedes ser desleal, infiel y por lo tanto digno de confianza.

Quiero saber si puedes ver la Belleza incluso cuando no es bella todos los días. Y si puedes extraer tu vida desde su presencia.

Quiero saber si puedes vivir con el fracaso, con el tuyo y con el mío, y aun así pararte al borde del lago y gritarle al plateado reflejo de la luna llena, ‘Sí’.

No me interesa saber dónde vives o cuánto dinero tienes. Quiero saber si puedes levantarte después de una noche de dolor y desesperación, cansado y magullado hasta los huesos y hacer lo que hay que hacer para alimentar a los niños.

No me interesa a quién conoces o cómo llegaste hasta aquí. Quiero saber si te pararás en el centro del fuego conmigo sin retroceder.

No me interesa dónde, ni qué, ni con quién estudiaste. Quiero saber qué es lo que te sostiene desde dentro cuando todo lo demás se viene abajo.

Quiero saber si puedes estar solo contigo mismo y si realmente te gusta tu compañía en los momentos vacíos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *