Nathan Gill

En la película hay una elección aparente. Cuando alguien te pregunta: ‘¿Quieres un té?’ y tú respondes: ‘Sí’…

Si fuésemos capaces de desconectar un solo minuto la banda sonora de esta película, veríamos que de ahí en adelante hay una persona y que, un minuto después, llega una taza de té y que, más tarde, se produce el acto de bebérselo.

Lo que pasa es que a todo eso se le añade una banda sonora en la que se incluyen los pensamientos de si escojo tal o cual cosa, etc.

Todo funciona con el piloto automático pero, aparentemente, existe un proceso de elección… que es la gracia de este asunto.

«Nathan Gill»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *