Mira arriba y no sólo abajo…

Mira arriba y no sólo abajo …

Cuando llegué de Berlín hace años me encontré algo que nunca había experimentado. Barcelona y Madrid se sintonizaban. Se apoyaban en un nuevo movimiento que apelaba a la conciencia. Era bello, pero duró unos días. Los políticos se encargaron de absorber ese acto espontáneo y 8 años después Madrid y Barcelona están más enfrentados que nunca. ¿No os
parece curioso?
Tenemos tendencia a defender nuestras creencias y ver como enemigos a los que piensan distinto desacreditándolos. Somos tan creativos que si no nos vigilamos, podemos ser auténticos deformadores de la realidad manifestada y hacer daño por defender lo que creemos que es nuestro derecho. Estamos tan ocupados en linchamientos desde las redes sociales, en si estos son los buenos y estos los malos, en hacerlo todo personal desde el pensamiento pequeño, que otros aprovechan y van creando una realidad que no vemos.
Casi nadie mira los cielos con sorpresa cuando día a día fumigan todos los centros urbanos del PLANETA. Ni un solo partido político lo denuncia.Y si un colectivo lo hace se los tacha de conspiranóicos desde medios de comunicación que sirven a los mismos que cada vez manejan mayor poder en el mundo. Sale un experto de turno desmintiendo el rumor por la tele y todos tan tranquilos. Te dan una explicación científica escenificada y avalada por la opinión de cuatro teóricos con bata blanca y todos tan contentos. Cada uno a lo suyo. Qué bien nos iría aprender como funciona nuestro subconsciente, como se lo programa, como se lo maneja… porque así hacen con nosotros desde los medios, nos programan y nos convierten en lo que ellos quieren y somos tan prepotentes que ni nos permitimos respirar un poco para cuestionarnos cada una de nuestras creencias. Y ahí vamos, reivindicando, quejándonos de todo y luchando contra los que no piensan como nosotros.
Eso si, antes agarrábamos una gripe al año y hoy en día todos tosiendo cada dos por tres. ¿Pasas? ¿Virus? ¿Calentamiento global debido a los pedos o aerosoles?. Mirad el cielo y preguntaos por que nos fumigan una y otra vez y por qué cada vez padecemos más síntomas. Solo eso, reflexionad y dejemos de poner la atención en supuestos enemigos. Están enfrentando al ser humano, siempre fue así. Para eso sirven las ideologías que se transforman en dogmas… Y mientras peleamos, unos cuantos dirigen la granja. Despertar es dejar de ver al malo fuera, es dejar de esperar que otros hagan tu trabajo, es ver a cada ser humano desde su singularidad. Mientras nos enfrenten no habrá libertad porque no veremos nada. Un abrazo.

Víctor Brossa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *