El despertar

El despertar no es ni un campo de fuerza, ni una panacea; es un compromiso total con la vida.

En el despertar no hay más un esconderse de si mismo (de la vida en toda su plenitud) o permanecer como un yo finito. Se trata más bien de un despliegue completamente crudo y abierto, una aventura no lineal emprendida por nadie. Es un definitivo dejar ir que no es ni pasividad ni sumisión.

El despertar es un verbo, y significa abrirse cada vez más al desgarrador amor incondicional que imbuye cada manifestación de uno mismo. Es vivir sin censura.

«Nic Higham»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *