El camino…

El camino que hay detrás de ti, es ahora ya, una ilusión. Te molesta en la medida que lo niegas. Cuando miras a tus experiencias anteriores y dices: “Gracias. Habéis sido tan necesarias cómo perfectas para mi”. Te visita la paz.

El camino que hay delante de ti, es ahora ya, una proyección. Te preocupa en la medida que lo ensalzas. Cuando miras a tus experiencias posteriores y dices: “Gracias. Seréis tan necesarias cómo perfectas para mi”. Te vista la fuerza.

El camino que hay frente a ti, es ahora ya, una bendición. Te libera en la medida que lo vives. Cuando miras a tus experiencias actuales y dices: “Gracias. Sois tan necesarias cómo perfectas para mi”. Te visita el amor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *