Feliz día fuera del tiempo…

FELIZ DÍA FUERA DEL TIEMPO

Para los mayas el tiempo es la fuerza que sincroniza todo el universo. Ellos midieron lo que tardaba la tierra en dar un giro completo alrededor del sol en base a los procesos lunares, por esto su año tiene 13 meses de 28 días, 13 lunas completas que suman 364 días, más un día adicional al que llamaron el día fuera del tiempo.

Día fuera del tiempo
Este último día de su calendario corresponde en el gregoriano con el 25 de Julio, cuando el Sol se sincroniza con la estrella Sirio, la más brillante del firmamento, y comienza una revolución solar de la tierra. Esta estrella simboliza el Tercer Ojo, el que todo lo ve, el sol secreto, la intuición. En ese día se reúnen las energías de todo un año y nos encontramos abiertos a una conciencia superior.

El día verde, como también le llaman, era considerado por los Mayas como un día especial para preparar al alma y crear un espacio para el juego, el arte, la magia y la creatividad. Era un día de limpieza antes de iniciar el nuevo ciclo.

Un joven de la tribu…

Un joven de la tribu se acerca al jefe anciano y le dice:
– No participare mas en el grupo
El anciano respondió:
– Pero, ¿por que?
El joven respondió:
– Veo a mi hermana que habla mal de otra; un grupito que vive hablando y no apoya, personas que durante la danza pareciera que tratan de lucirse en lugar de mirar el árbol y tantas otras cosas malas que veo.
El anciano le responde:
– Muy bien, pero antes de irte, quiero que me hagas un favor:
Toma un vaso lleno de agua y da tres vueltas por el circulo sin derramar una gota de agua en el suelo. Después de eso, puedes salir del grupo.
Y el joven pensó; ¡Muy fácil!
Y dio las tres vueltas con el vaso de agua como le pidió el anciano
Cuando termino dijo: Listo.
Y el anciano le pregunto:
– Cuando estabas dando vueltas, ¿viste a algún hermano hablar mal de otro?
La respuesta fue: – No.
¿Viste a los danzantes quejarse entre si? – No.
¿Viste a alguien que no estuviera apoyando? – No.
Le pregunto. – ¿Sabes por que? – Porque estabas concentrado en el vaso para no tirar el agua.
Lo mismo que sucede en nuestro grupo ocurre en la vida.
Cuando nuestro enfoque sea en nuestros pasos, nuestra oración y nuestra evolución, no tendremos tiempo de ver los errores de los demás.
Quien sale de un circulo por causa de otros, en realidad nunca entro a danzar, a sanar, a orar o ayudar a la humanidad.
Quien se fija en los demás, nunca entro con el fin de honrar a sus ancestros, nunca entro para su propia evolución, de encontrar en la danza su verdadero espíritu, de servir a la
comunidad.

Hiciste lo mejor…

Hiciste lo mejor que pudiste.
Hiciste todo lo que podías haber hecho.
No tenías otra opción.

Teniendo en cuenta lo que creías en ese momento, los poderosos o sutiles sentimientos que se movían en ti, lo conectado que estabas con tu respiración, tu cuerpo, tu verdad, tu camino; lo arraigado que estabas en el momento presente, la claridad con la que veías o no; de acuerdo al dolor que sentías, a lo abiertas y crudas que estaban tus heridas; considerando la resistencia que sentías, lo estrecha o amplia que era tu perspectiva, lo atrapado que estabas en tu historia personal, no pudiste haber actuado o dicho nada de otra manera.

Hiciste lo mejor que pudiste, dado el nivel de consciencia desde el que estabas actuando.

¿Es esto una excusa? No. Más bien se trata de que asumas la plena responsabilidad de lo que pasó. Sin embargo, soltando la culpa, ‘renunciando a la esperanza de un mejor pasado.’

¿Es esto una salida fácil? No. Más bien se trata de que te perdones a ti mismo. Soltando ‘lo que pudo o debió haber sido’, alineándote con ‘lo que es,’ arraigándote en el Ahora, el único lugar desde donde puede surgir el verdadero cambio, donde las nuevas respuestas pueden emerger, donde el sanar puede comenzar.

Laméntate por tu pasado, por supuesto.
Aprende tus lecciones, por supuesto.
Escucha cómo los demás comparten su dolor. Siente todo profundamente. Corrige todo lo que puedas. Pide perdón, si es necesario.

Pero, ni por un momento pienses que el pasado pudo haber sido diferente.
Ni por un instante creas que el Universo se ha equivocado.

Estás donde estás, Ahora. Este es un nuevo día, un nuevo comienzo.

Armado con una nueva visión, con una nueva perspectiva, con un corazón mucho más humilde y compasivo, con una actitud más curiosa, muévete hacia el futuro, arraigado en esta amorosa presencia, abierto a las posibilidades.

«Jeff Foster»

Quiero saber…

No me interesa lo que hagas para ganarte la vida. Quiero saber qué es lo que tanto ansías y si te atreves a soñar con conocer el anhelo de tu corazón.

No me interesa qué edad tienes. Quiero saber si te arriesgarás a parecer un tonto por amor, por tu sueño, por la aventura de estar vivo.

No me interesa qué planetas rodean a tu luna. Quiero saber si has tocado el centro de tu propio dolor, si has sido abierto por las traiciones de la vida o si te has marchitado y cerrado por miedo a sufrir más.

Quiero saber si puedes sentarte con el dolor, con el mío o con el tuyo, sin hacer nada para ocultarlo, o desvanecerlo, o arreglarlo.

Quiero saber si puedes sentarte con la alegría, con la mía o con la tuya; si puedes bailar con locura y dejar que el éxtasis te colme hasta las puntas de los dedos de las manos y de los pies sin advertirnos que debemos tener cuidado, ser realistas, recordar las limitaciones de ser humanos.

No me interesa si la historia que me estás contando es verdad. Quiero saber si eres capaz de decepcionar a alguien más para ser fiel a ti mismo. Si eres capaz de soportar la acusación de traición y no traicionar tu propia alma. Si puedes ser desleal, infiel y por lo tanto digno de confianza.

Quiero saber si puedes ver la Belleza incluso cuando no es bella todos los días. Y si puedes extraer tu vida desde su presencia.

Quiero saber si puedes vivir con el fracaso, con el tuyo y con el mío, y aun así pararte al borde del lago y gritarle al plateado reflejo de la luna llena, ‘Sí’.

No me interesa saber dónde vives o cuánto dinero tienes. Quiero saber si puedes levantarte después de una noche de dolor y desesperación, cansado y magullado hasta los huesos y hacer lo que hay que hacer para alimentar a los niños.

No me interesa a quién conoces o cómo llegaste hasta aquí. Quiero saber si te pararás en el centro del fuego conmigo sin retroceder.

No me interesa dónde, ni qué, ni con quién estudiaste. Quiero saber qué es lo que te sostiene desde dentro cuando todo lo demás se viene abajo.

Quiero saber si puedes estar solo contigo mismo y si realmente te gusta tu compañía en los momentos vacíos.

Por qué sigues aferrado?

¿Por qué sigues aferrado a personas que te lastiman que no te valoran y no sacan lo mejor de ti? ¿Por qué crees que es tu karma y dejas que permanezca a tu lado? ¿Por qué esperas que él sea quien tome una decisión? ¿Por qué crees que no hay personas que vibren en tu misma sintonía y puedan darte solo amor, comprensión y felicidad? ¿Por qué has decidido detener tu camino de crecimiento atado a personas con la que solo sabes de sufrimiento? ¿Por qué crees que es tu destino si solo tú eres quien decide cómo y con quien vivir? ¿Qué te hace pensar que porque has cometido errores en el pasado eres merecedor de permanecer indefinidamente junto a alguien que te provoque lo que tú has causado?  ¿Por qué le temes a la soledad si es tu mejor compañera y consejera? ¿Por qué dudas de lo que realmente mereces para tu vida? Sabes que, el problema no es la otra persona que permanece a tu lado, el problema eres tú y esto radica en que no te amas lo suficiente, y por consiguiente, tampoco podrás amar a los demás.  Ni siquiera a quien está a tu lado. El temor a la soledad, los buenos momentos de intimidad, los gratos recuerdos del pasado, el apego o acostumbramiento a lo que es tu vida, eso no es amor, será enamoramiento ¿Y sabes qué es eso? mentirle al amor. Amate a ti mismo y tendrás  a la persona adecuada en tu vida, con la que valdrá la pena cada segundo de tu existencia.

Extracto del libro «Ignacio Rivas y sus mensajes de Dios»

Oración para los vivos.

Una Oración para Los Vivos:
Vida,
Deshaz en mí todo aquello que necesite ser deshecho.
Corrige mi esperanza de ser enmendado.
Úsame.
Saca de mí cada ápice de creatividad.
Ayúdame a vivir una vida radicalmente extraordinaria, forjando siempre un camino jamás-antes-transitado en el bosque.
Enséñame cómo amar con más profundidad, como nunca antes creí que fuera posible.
Cualquier cosa de la que siga huyendo, síguemela mostrando con absoluta evidencia.
Cualquier cosa con la que siga en conflicto, ayúdame a suavizarme en ella, a relajarme en ella, a abrazarla completamente.
En donde mi corazón continúe cerrado, muéstrame la forma de abrirlo sin recurrir a la violencia.
Todo aquello a lo que me siga aferrando, ayúdame a dejarlo ir.
Regálame desafíos, luchas y obstáculos aparentemente insuperables, si crees que eso me ayude a tener una más profunda humildad y confianza en la inteligencia de la vida.
Ayúdame a reírme de mi propia seriedad.
Permíteme encontrar el humor en los lugares más oscuros.
Muéstrame un profundo sentido de descanso en medio de cada tormenta.
No me libres de la verdad. Nunca.
Deja que la gratitud sea mi guía.
Deja que el perdón sea mi mantra.
Deja que este momento sea mi eterna compañía.
Permíteme ver tu rostro en cada rostro.
Permíteme sentir tu cálida presencia en mi propia presencia.
Sostenme cuando tropiece.
Respírame cuando yo no pueda respirar.
Permíteme morir viviendo, no vivir muriendo.
Amén.
«Jeff Foster»

Abre tu ojo.

Abre tu ojo interno y obsérvate. Deja de buscar una lámpara externa que te ilumine desde fuera, enciende tu propia lámpara interna. Así las enseñanzas vivirán en ti, y tú en el espíritu de las enseñanzas.
«Chögyal Namkhai Norbu»

Decir no…

“En el árbol de la Vida hay dos pájaros, amigos incondicionales.
Uno de ellos se come el fruto del Árbol;
el otro, sin comer, observa…»
– El Rig Veda

Es bastante saludable mantenerse abierto a las opiniones de los demás, escuchar a quienes no están de acuerdo contigo, ser receptivo a cualquier punto de vista de tus opositores, tratar de ver las cosas a través de sus ojos, incluso si finalmente no llegas a aprobar su perspectiva. Pero cuando alguien pasa de un desacuerdo inteligente hacia una crítica mordaz con el fin de abusar, atacar o insultar, y se rehúsa al diálogo, entonces estamos hablando ya de algo sumamente diferente.

Ahora, podrías argumentar que su comportamiento está ‘permitido’, ya que también forma parte de la vida. Pero al mismo tiempo, por supuesto, establecer tus límites, instalarte en tu propio poder y comentar tu experiencia, también está ‘permitido’.

Decir ‘no’ a alguien que es abusivo o que continuamente te perturba no es lo mismo que decirle ‘no’ a la vida. Para nada. Un pájaro come del árbol, mientras el otro observa, y estos pájaros son amigos incondicionales. En otras palabras, la profunda aceptación de las cosas tal y como son (observar), y una creativa, inteligente y honesta acción para hacer que las cosas cambien (comer del árbol), son no-dos. Decir ‘no’ a la violencia, al abuso y a la intolerancia, en el momento, ¡es realmente un gran SÍ a la vida! Hablando claramente, un ‘no’ es realmente un SÍ a lo sagradas que son las cosas, es una afirmación, una validación de la verdad y de lo que es real. Y honra profundamente la vida.

Un transparente ‘no’ no contiene ningún veneno – en esencia, es sumamente compasivo. ¡Para quien está recibiendo el ‘no’ podría sonar muy poco compasivo en el momento! Pero tal vez, con el tiempo, y con la debida reflexión, algún día llegue a sentirlo así. Quién sabe. Nosotros sólo podemos expresar nuestra verdad (con la esperanza de que sea de la manera más amable) y seguir adelante.

«Jeff Foster»

Amor de hombre, amor de mujer

AMOR DE HOMBRE, AMOR DE MUJER

Son muchas las mujeres que se quejan de no ser suficientemente comprendidas por sus parejas hombres y lo gritan de una forma sonora y publicitaria como si fuera un derecho natural. Al mismo tiempo cientos de hombres se van secando calladamente porque encuentran que sus mujeres menosprecian algunos de sus intereses, deseos, costumbres y aficiones, y en lo hondo, piensan que hay algo que no va, que la mujer no se molesta en comprender que el hombre es como es.

Lo que parece claro es que, a pesar de las diferencias, hombres y mujeres aman por igual, son adultos por igual, exponen su corazón por igual, desean el bienestar, la comprensión y la confianza por igual… Aunque son diferentes desean lo mismo, pero de distinta manera: las mujeres están más dotadas de recursos emocionales y afectivos, los hombres de recursos racionales y de acción. Los brazos del amor y la entrega son múltiples y variados, y su conjunto crea una totalidad necesaria y hace que cada quién aporte su especialidad.

Sería muy atrevido decir, aunque lo digo, que los hombres aman más que las mujeres pero hacen mucha menos publicidad de ello; sería atrevido pero probablemente no completamente exacto. Ambos, hombres y mujeres, aman en igual profundidad pero en distinta manifestación. Pero al menos sirva como reinvidación del profundo amor y vínculo que sienten muchos hombres. Aunque tengan modos de relacionarse diferentes, hombres y mujeres aman por igual.

Lo que ayuda no es que los hombres comprendan a las mujeres o que las mujeres comprendan a los hombres. Lo que ayuda es que dejen de intentarlo… y en lugar de comprender que se rindan ante el misterio, y rendirse significa basicamente respetar lo incomprensible del otro y amarlo tal cual es sin comprenderlo, porque sí. Esto es regalo y bendición.

Además los que reclaman no suelen dar justamente lo que exigen. Son las paradojas de las relaciones humanas. Ojalá quién pida comprensión la pudiera dar sin paliativos.

Por lo demás cualquier relación entre hombre y mujer está llena de historia. En el encuentro del amor “asciende una savia inmemorial”, versaba Rilke. En el encuentro de la pareja van muchos. En cada hombre de hoy viven cientos de hombres anteriores, padres, abuelos, bisabuelos, y muchos otros. En cada mujer, muchas otras, madres, abuelas, bisabuelas, y muchas más. Sucede que algunas madres, abuelas y otras sufrieron el yugo explotador, desconsiderado y machista de sus maridos y no pudieron ejercer la libertad de vivir su enojo y reorientarse y separarse si lo deseaban. Sucede que algunos hombres anteriores se hicieron culpables de dominación y explotación de sus mujeres. Son ecos del pasado que aún nos impregnan en nuestra realidad actual. Y sucede que hoy en día algunas mujeres están enfadadas en nombre de sus anteriores y algunos hombres están culposos y asustados en nombre de sus anteriores. Algunas mujeres vengan a sus abuelas con su enfado hacia sus parejas actuales. Algunos hombres expían las culpas de sus anteriores debilitándose y empequeñeciéndose hasta estallar con sus parejas actuales. Y la guerra entre sexos y sus luchas de poder se perpetúan. Con el resultado de violencia, fatalidad y desdicha que todos conocemos desgraciadamente.

¿Qué ayuda? Que el pasado pueda quedar como pasado, dignificado con nuestra buena mirada y con el pleno respeto hacia aquello que fue vivido tal como fue y por los que lo vivieron tal como fue para ellos. Y ayuda mirar el presente con alegría y gratitud. Y nada hay más irresistible para un hombre que el genuino respeto y la sincera sonrisa de una mujer y nada más irresistible para una mujer que ser respetada como mujer y amada tal como es, incluyendo su misterio. De hecho el regalo más bello que alguien nos hace consiste en amarnos como somos y el mejor regalo que podemos hacer a alguien consiste en amarlo tal como es.
¿Vamos a por ello y logramos un poco más de felicidad?
«Joan Garriga»

Las abuelas ..

Dicen las abuelas que cuando nacimos la tierra nos regalo una vasija sagrada para recordarla. Y nos la puso en un lugar muy especial, abajo de la fuerza de voluntad y arriba de nuestras raíces, y la conectó con nuestros ríos interiores para poderle ofrendar siempre un poco de fertilidad.

Esa vasija es igual a un volcán, y contiene la flama encendida, es ahí donde se gestan todos los nacimientos. Ahí es donde inicia la creación universal. Esa vasija la hizo de barro para que pueda latir. Y si la amamos y cuidamos puede crearse en ella un jardín lleno de sabiduría y memorias.

La hizo perfecta, húmeda, caliente y depositó en ella todas las pócimas y alquimias para recordar cómo se sana la humanidad. Guarda los secretos de toda la creación y de ella sale un poder inigualable.

Nos advirtió que si perdemos la conexión nos enfermamos de tristeza o manipulación.

También guardó en ella la receta para su sanación y creo plantas y flores a su servicio, ruda, salvia, Santa María, sangre de grado, menstruanza y cancerina cuando la sentimos quebrada.

La hizo pensando en una flor, se inspiró en las orquídeas y así la dibujó.
Con esa sutileza se toca, con sus perfumes ella habla, con sus esencias nos envuelve.

La puso es todas sus hijas para que nos recordemos que somos hermanas, y le otorgó ciclos iguales a los de la luna, para hacernos a todas sabias.

Ella puso en esa vasija un hechizo, y el conjuro consistía en prenderlas todas juntas para que pudiéramos conectarnos, recordando a todas nuestras abuelas.

Todas esas vasijas están encendiéndose, el volcán se está despertando.