Formas parte…

Formas parte de un Universo de posibilidades milagrosas que suceden a cada instante y se mueven a través del tiempo.

Eres una emanación en continua evolución de la mente de Dios, que es una fuente eterna de amor infinito, que nunca se queda sin ideas.

Tu mayor fuente de poder en este mundo es el conocimiento de que NO eres de este mundo. Vivimos mucho más cómodamente en este mundo cuando sabemos esto y pensamos así.

Estamos aquí para traer esa luz del conocimiento a todos los rincones oscurecidos que el Universo nos muestre. Al comprender esto, liberamos el potencial ilimitado dentro de nosotros para crear lo bueno, lo verdadero y lo bello.

YO SOY TU SÍNTOMA.

YO SOY TU SÍNTOMA.

Hola! Yo tengo muchos nombres: dolor de rodilla, grano, dolor de estómago, reumatismo, asma, mucosidad, gripe, dolor de espalda, ciática, cáncer, depresión, migraña, tos, gripe, dolor de garganta, insuficiencia renal, diabetes, hemorroides, y la lista sigue y sigue.

Me he ofrecido como voluntario para el peor trabajo posible: ser el portador de noticias poco gratas para ti.

Tú no me comprendes, nadie me comprende. Tú piensas que quiero fastidiarte, echar a perder tus planes de vida, todos piensan que quiero entorpecerles, hacerles daño o limitarles.
Y no, eso sería un un completo disparate.
Yo, el síntoma, simplemente intento hablarte en un lenguaje que comprendas. Que entiendas.

A ver, dime algo, ¿tú irías a negociar con terroristas, tocando a su puerta con una flor en la mano y una camiseta con el símbolo de «paz» impreso en la espalda? ¿No verdad?

Entonces, por qué no comprendes que yo, el síntoma, no puedo ser «sutil» y «suavecito» cuando debo darte el mensaje. Me golpeas, me odias, con todo el mundo te quejas de mi, de mi presencia en tu cuerpo, pero no te tomas ni un segundo en razonar y tratar de comprender el motivo de mi presencia en tu cuerpo.

Sólo te escucho decirme: «Cállate», «vete», «te odio», «maldita la hora en que apareciste», y mil frases que me hacen impotente para hacerte comprender. Pero yo debo mantenerme firme y constante, porque debo hacerte entender el mensaje.

¿Qué haces tú? Me mandas a dormir con medicinas. Me mandas callar con tranquilizantes, me suplicas desaparecer con antiinflamatorios, me quieres borrar con quimioterapias. Intentas días con día, taparme, sellarme, callarme. Y me sorprende ver que a veces, hasta prefieres consultar brujas y adivinos para que de forma «mágica» yo me vaya de tu cuerpo.

Y yo, cuando mi única intención es darte un mensaje, soy totalmente ignorado.

Imagínate que soy esa alarma con sirena en el Titanic, esa que intenta de mil formas decirte que de frente hay un Iceberg con el que vas chocar y hundirte. Sueno y sueno por horas, por días, por semanas, por meses, por años, intentando salvar tu vida, y tú te quejas porque no te dejo dormir, porque no te dejo caminar, porque no te dejo trabajar, pero sigues sin escucharme…

¿Vas comprendiendo??

Para ti, yo el síntoma, soy «La Enfermedad».
Qué cosa más absurda. No confundas las cosas.
Y vas al médico, y pagas por docenas de consultas médicas.
Gastas dinero que no tienes en medicamento tras medicamento. Y sólo para callarme.
Yo no soy la enfermedad, soy el síntoma. ¿Por qué me callas, cuando soy la única alarma que está intentando salvarte?

La enfermedad, «eres tú», «es tu estilo de vida», «son tus emociones contenidas», eso sí es la enfermedad. Y ningún médico aquí en el planeta tierra, sabe cómo combatir enfermedades.
Lo único que hacen es combatirme, combatir el síntoma. Callarme, silenciarme, desaparecerme. Ponerme un maquillaje invisible para que tú no me veas.

Y sí, está bien si ahora que lees esto, te sientes un poco molesto sí.
Esto debe ser algo como un «golpazo a tu inteligencia». Está bien si por ahora te sientes un poco molesto o frustrado. Pero yo puedo manejar tus procesos bastante bien y los entiendo.
De hecho, es parte de mi trabajo, no te preocupes.
La buena noticia es que depende de ti no necesitarme más.
Depende totalmente de ti, analizar lo que trato de decirte, lo que trato de prevenir.

Cuando yo, «el síntoma», aparezco en tu vida, no es para saludarte, no.
Es para avisarte que una emoción que contuviste dentro de tu cuerpo, debe ser analizada y resuelta para no enfermarte.
Deberías darte la oportunidad de preguntarte a ti mismo: «por qué apareció este síntoma en mi vida», «qué querrá decirme» ?
¿Por qué está apareciendo este síntoma ahora?
¿Qué debo cambiar en mí para ya no necesitar de este síntoma?

Si dejas este trabajo de investigación, sólo a tu mente, la respuesta no te llevará más allá de lo que has hecho años atrás.
Debes consultar también con tu inconsciente, con tu corazón, con tus emociones.

Por favor, cuando yo apareza en tu cuerpo, antes de correr al doctor para que me duerma, analiza lo que trato de decirte, de verdad que por una vez en la vida, me gustaría ser reconocido por mi trabajo, por mi excelente trabajo.
Y entre más rápido hagas conciencia del por qué de mi aparición en tu cuerpo, más rápido me iré.

Poco a poco descubrirás, que entre mejor investigador seas, menos veces vendré a visitarte. Y te aseguro que llegará el día en que no me vuelvas a ver ni a sentir.
Al mismo tiempo que logres ese equilibrio y perfección como «analizador» de tu vida, tus emociones, tus reacciones, tu coherencia, te garantizo que jamás volverás a consultar a un médico ni a comprar medicinas.

Por favor, déjame sin trabajo.
O piensas de verdad que yo disfruto lo que hago?
Te invito a que reflexiones, cada que me veas aparecer, el motivo de mi visita.
Te invito, a que dejes de presumirme con tus amigos y familia como si yo fuera un trofeo.
Estoy harto de que digas:
«Ay pues yo sigo con mi diabetes, ya ves que soy diabético».
«Ay pues ya no aguanto el dolor en mis rodillas, ya no puedo caminar».
«Siempre yo con mi migrañas».
Me presumes como si yo fuera un tesoro del cual no piensas desprenderte jamás.

Mi trabajo es vergonzoso. Y te debería dar vergüenza presumirme ante los demás. Cada que me presumes, realmente estás diciendo: «Miren que débil soy, no soy capaz de analizar ni comprender mi propio cuerpo y mis propias emociones, no vivo en coherencia, mírenme, mírenme! «

Por favor, haz conciencia, reflexiona y actúa.
Entre más pronto lo hagas, más rápido me iré de tu vida!

Atte. El síntoma

CARTA DE DISCULPA A UN@ MISM@

CARTA DE DISCULPA A UN@ MISM@

Perdóname por las veces que te he abandonado.

Perdóname por las veces que he creído que el amor que te puede dar el sexo opuesto puede suplir el amor que yo no te doy.
Perdóname por las muchas veces que me he
comportado como una persona inmadura, mimada.

Perdóname por las veces que no he cuidado tu cuerpo, por cuidar poco tu salud.

Perdóname por las veces que no he sido fiel a mis principios, a mi filosofía, a mi forma de pensar.

Perdóname por las veces que he perdido el tiempo cuando mi deber era hacer otra cosa.
Perdóname por las veces que me he abandonado a sentimientos cavernícolas, e inhibidores de pensamiento en los momentos difíciles; cuando lo que debería haber hecho es alzar la cabeza y luchar.

Perdóname por las veces que te he creído superior a los demás y discúlpame por las veces que he pensado todo lo contrario.

Perdóname por haber desaprovechado mis
capacidades.

Perdóname por hacerte buscar en los demás el apego que solo yo te puedo dar.

Perdóname por las veces que he disfrutado
revolcándome en la tristeza y en la melancolía en lugar de ponerme en pie y seguir hacia delante.

Perdóname por todos los planes que he cancelado que te podrían haber hecho una persona todavía más increíble de lo que ya eres.

Perdóname por no haberte dicho nunca “Te Quiero”.

Perdóname por todas las veces que he antepuesto exageradamente los deseos de los demás a los tuyos propios.

Perdóname por las veces que he perdido tiempo en cosas inútiles y anti-productivas para tu crecimiento como persona.

Perdóname por todas las veces que el miedo me ha dominado y no te he permitido hacer lo correcto.

Perdóname por no haber tenido una relación más cercana con mi familia por ser su amor incondicional.

Perdóname por hacerte creer que todo depende de ti en las relaciones con otras personas, cosa que obviamente te ha generado frustración.

Y, a partir de ahora, perdóname porque volveré a hacer todas estas cosas.

PERO NO SE TE OCURRA PERDONARME si después de caer en cualquiera de estos fallos no me arrepiento, alzo la cabeza y sigo caminando.

ANÓNIMO

10 consejos

10 consejos que recibimos antes de venir al planeta

Antes de encarnar, nos dan 10 consejos para poder estar preparado para la próxima vida, estos fragmentos, extraídos de un libro sagrado budista, hace alusión a 10 cosas que nos dicen antes de venir a este planeta:

1. Recibirás un cuerpo, puede gustarte o no, pero aunque no te guste, será tuyo todo el tiempo que estés en la Tierra, aprende a aceptarlo sea cual sea tu opinión sobre él.

2. Aprenderás lecciones, estarás inscrito de manera permanente a la escuela de la vida, por lo que cada día tendrás la oportunidad de aprender valiosas lecciones. Puedes amar esas lecciones o puedes en cambio considerarlas estúpidas e irrelevantes…

3. Nunca habrá errores, sólo y únicamente lecciones. El crecimiento es un proceso de ensayo y en el que tenemos que experimentar el error muchas veces.

4. Los experimentos o experiencias fallidas son parte del proceso, así como las experiencias que nos instan a trabajar…

5. La lección se repetirá hasta que se aprenda, se presentará en diversas formas, y cuando la hayas aprendido te moverás hacia la siguiente.

6. Las lecciones de aprendizaje es una tarea sin fin. No hay ninguna parte de la vida que no contenga lecciones. Si estás vivo, hay lecciones que deben ser aprendidas y enseñadas.

7. Siempre desearás estar mejor en otro lado, más que en el que estás, pero no encontrarás bienestar hasta que entiendas que el aquí es el único lugar.Los otros son simplemente espejos de ti.

8. No puedes amar u odiar algo de otra persona a menos que refleje algo que amas u odias en ti mismo.Lo que haces de tu vida es tu problema.

9. Tiene todas las herramientas y recursos que necesita. Qué hacer con ellos no es asunto de nadie. La elección es suya.Las respuestas a las preguntas de la vida están en tu interior. Sólo tienes que mirar, escuchar y confiar.

10. Usted se olvidará de todo esto cuando llegue allí al planeta… y sin embargo será fácil de recordar si conectas contigo mismo a través de la sabiduría celestial.

Dispuesto!!!

Cuando estamos dispuestos a arriesgarnos a no encajar con la sociedad, o arriesgarnos a ser heridos o rechazados, nos ponemos en contacto con nuestra propia autoridad para conocerla a través de esta experiencia directa. Nadie más puede decirte cómo es para ti.

La verdad es que estás solo con respecto a lo que es real para ti, y tu experiencia nunca puede encajar con lo que otras personas dicen o piensan. Reconocer esto nos libera de tratar de encajar. Entonces somos libres para vivir, expresarnos y sentir lo que es verdadero, no importa lo que eso signifique o lo que los demás puedan pensar.

Eso nos trae una sensibilidad más profunda hacia nuestros propios sentimientos pero también hacia los de aquellos que nos rodean. Esto conlleva un conocimiento innato de la Unidad de todos los seres más allá de los límites de nuestras creencias.

«Unmani»

Amarte a ti mismo

Amarte a ti mismo, es amar lo que eres, con tus dones, tus virtudes, tus realizaciones. Es aceptar el camino que has escogido. Amarte a ti mismo es haber enfrentado el dolor y valorar que lo hayas superado, porque tu espíritu se ha fortalecido. Amarte a ti mismo es aceptar conocerte  tal como eres, con tus defectos y tus errores.

Amándote a ti mismo atraerás a tu vida personas con muchas de tus cualidades y verás a los otros reflejados en ti. Cuando te ames a ti mismo sabrás que tu cuerpo es un tesoro sagrado y harás el amor con quien aprecie la belleza de tu alma, porque él también se verá reflejado en ti.

Harás el amor no con quien te complementes, sino con quien te enriquezcas, quien logre aumentar tu creatividad, quien alimente tu espíritu  y resalte todo lo que eres, sin que él se lo proponga. Cuando descubras el Dios interior que hay en ti, amarás toda la Creación. Y harás el amor para satisfacer los deseos de tu alma… aunque uses tu cuerpo.

Extracto del libro «Ignacio Rivas y sus Mensajes de Dios»

COMO ANULAR A UNA PERSONA

El peor daño que se le hace a una persona es darle todo. Quien quiera anular a otro solo tiene que evitarle el esfuerzo, impedirle que trabaje, que proponga, que se enfrente a los problemas (o posibilidades) de cada día, que tenga que resolver dificultades.

Regálele todo: la comida, la diversión y todo lo que pida. Así le evita usar todas las potencialidades que tiene, sacar recursos que desconocía y desplegar su creatividad. Quien vive de lo regalado se anula como persona, se vuelve perezosa, anquilosada y como un estanque de agua que por inactividad pudre el contenido.

Aquellos sistemas que por «amor» o demagogia sistemáticamente le regalan todo a la gente, la vuelven la más pobre entre las pobres. Es una de las caras de la miseria humana: carecer de iniciativa, desaprovechar los talentos, potencialidades y capacidades con que están dotados casi todos los seres humanos.

Quien ha recibido todo regalado se transforma en un indigente, porque asume la posición de la víctima que sólo se queja. Cree que los demás tienen obligación de ponerle todo en las manos, y considera una desgracia desarrollarse en un trabajo digno.

Es muy difícil que quien ha recibido todo regalado, algún día quiera convertirse en alguien útil para sí mismo. Le parece que todos a su alrededor son responsables de hacerle vivir bien, y cuando esa «ayuda» no llega, culpa a los demás de su «desgracia» (no por anularlo como persona, sino por no volverle a dar). Solo los sistemas más despóticos impiden que los seres humanos desarrollen toda su potencialidad para vivir. Creen estar haciendo bonito, pero en definitiva están empleando un arma para anular a las personas. (No quiere decir que la caridad de una ayuda temporal no sea necesaria en momentos especiales). 

Pensamientos…

Todos los pensamientos que surgen en tu mente son ‘bekaar’ (inútiles), ¡así que tíralos! La mayoría de los pensamientos están vinculados a eventos pasados. Incluso si ellos (los eventos pasados) han creado algunas impresiones, no se quedarán demasiado tiempo, a menos que nos aferremos a ellos.

Nuestra mente es un campo de batalla de tantos conflictos. En el momento en que nos gusta algo, ya no nos gusta otra cosa. Nuestra mente tiene tantos deseos que, cuando no se cumplen, crean depresión y enojo, y cuando se satisfacen, causan aburrimiento. Tantos pensamientos bombardean nuestra mente todo el tiempo. Si tenemos algunos talentos, creemos que somos especiales. Cuando vemos a alguien más talentoso, nos sentimos celosos. Cuando obstruimos nuestra mente con pequeñas cosas pequeñas como palabras de personas, culpas, insultos, alabanzas, apreciaciones, etc., nuestra mente se vuelve pequeña (Kshudra Chinntan). Cuando nuestra mente está atrapada en eventos, continúa masticándola como un chicle, que no da nutrición y también cansa la boca. Entretener pensamientos es tan inútil como eso. La naturaleza misma del mundo es irritarnos. La habilidad definitiva es moverse por la vida sin dejar que las irritaciones y los conflictos diarios toquen nuestro núcleo interno.

Imagínese que estamos caminando ‘inmaculadamente vestidos’ en un camino embarrado en un día lluvioso. Los vehículos están subiendo y bajando salpicando gotas fangosas todo el tiempo. ¿Cuan cuidadoso serás para proteger tu hermoso vestido? Entonces, ¿cuánto más cuidado debemos tomar para proteger nuestra mente, que es más bella que la belleza misma (Srutwapi Suddha Chaitanyam Atmanam Athi Sundaram)? ¡Protege tu mente como una copa belga! Incluso un pequeño rasguño destruye su belleza. Deje caer la mente pequeña y esté con la mente grande que es su verdadera naturaleza (Suddha Budha Swaroopam – Conciencia pura). ¡En el momento en que aprendamos esta habilidad, seremos libres! – Sri Sri Ravi Shankar

Tu problema

TUPROBLEMA…
… no es la muerte sino tu miedo de la vida.
… no es la debilidad sino tu constante renunciar a la fuerza que eres.
… no son los otros que no te ayudan sino tú que te niegas a tomar responsabilidad de ti mismo.
… no es el karma sino el negarte a aprender la lección que te corresponde y por ello repetirla.
… no es la mala suerte sino tu falta de determinación para alcanzar lo que deseas.
… no es un destino adverso sino que no te aventuras a construirte uno a la medida de tus sueños.
… no es tu vida pasada sino la manera como estas llevando la presente.
… no es que estés solo sino que no has aprendido a ser un buen amigo para contigo mismo.
… no es que no haya nadie capaz de entenderte sino que tú mismo no has determinado con claridad que es lo que realmente quieres.
… no es que Dios tenga algo en tu contra sino que sigues sin reconocer que lo que te pasa, tú te lo estás haciendo.
… no es que el mundo sea difícil sino que rechazas el entrenamiento que te ofrece y que solo pretende desarrollar tu habilidad para superarlo.
… no es que nadie te quiera sino que para poder apreciar lo que otros te ofrecen primero tienes que dártelo a ti mismo.
Tu problema en realidad no existe más que en tu equivocada interpretación.
Renuncia a lo que creías saber y alégrate de que quien te creó no se haya olvidado de quien realmente Eres y esté dispuesto a recordártelo a través de tus hermanos.
Luz en tu camino
«Enrique Villanueva»

Meditacion

«¡PERO YO ODIO LA MEDITACIÓN!»

«En la meditación, tu único «trabajo» es ser curioso acerca de lo que surge.

No trates de deshacerte de ningún aspecto de tu experiencia.

Tus locos pensamientos – solo miralos.

Sentimientos incómodos – solo respira con ellos.

Llorar con ellos. Ríete con ellos.

La parte de ti que odia la meditación, ¡interésate también en ella!

El niño en ti que no puede quedarse quieto.

Quien quiere estar en otro lugar.

Quien se siente avergonzado o culpable por pensar pensamientos «no espirituales» o sentir sentimientos e impulsos «negativos».

Quien siente el deseo ardiente de huir y hacer otra cosa.

Dale la bienvenida con los brazos abiertos.

Inhale a él en amor y respira amor en él.

En la meditación, incluso lo no deseado es deseado; ¡Incluso tu resistencia es sagrada!»

#JeffFoster