Abre tu ojo.

Abre tu ojo interno y obsérvate. Deja de buscar una lámpara externa que te ilumine desde fuera, enciende tu propia lámpara interna. Así las enseñanzas vivirán en ti, y tú en el espíritu de las enseñanzas.
«Chögyal Namkhai Norbu»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *