Pensamientos…

Todos los pensamientos que surgen en tu mente son ‘bekaar’ (inútiles), ¡así que tíralos! La mayoría de los pensamientos están vinculados a eventos pasados. Incluso si ellos (los eventos pasados) han creado algunas impresiones, no se quedarán demasiado tiempo, a menos que nos aferremos a ellos.

Nuestra mente es un campo de batalla de tantos conflictos. En el momento en que nos gusta algo, ya no nos gusta otra cosa. Nuestra mente tiene tantos deseos que, cuando no se cumplen, crean depresión y enojo, y cuando se satisfacen, causan aburrimiento. Tantos pensamientos bombardean nuestra mente todo el tiempo. Si tenemos algunos talentos, creemos que somos especiales. Cuando vemos a alguien más talentoso, nos sentimos celosos. Cuando obstruimos nuestra mente con pequeñas cosas pequeñas como palabras de personas, culpas, insultos, alabanzas, apreciaciones, etc., nuestra mente se vuelve pequeña (Kshudra Chinntan). Cuando nuestra mente está atrapada en eventos, continúa masticándola como un chicle, que no da nutrición y también cansa la boca. Entretener pensamientos es tan inútil como eso. La naturaleza misma del mundo es irritarnos. La habilidad definitiva es moverse por la vida sin dejar que las irritaciones y los conflictos diarios toquen nuestro núcleo interno.

Imagínese que estamos caminando ‘inmaculadamente vestidos’ en un camino embarrado en un día lluvioso. Los vehículos están subiendo y bajando salpicando gotas fangosas todo el tiempo. ¿Cuan cuidadoso serás para proteger tu hermoso vestido? Entonces, ¿cuánto más cuidado debemos tomar para proteger nuestra mente, que es más bella que la belleza misma (Srutwapi Suddha Chaitanyam Atmanam Athi Sundaram)? ¡Protege tu mente como una copa belga! Incluso un pequeño rasguño destruye su belleza. Deje caer la mente pequeña y esté con la mente grande que es su verdadera naturaleza (Suddha Budha Swaroopam – Conciencia pura). ¡En el momento en que aprendamos esta habilidad, seremos libres! – Sri Sri Ravi Shankar

Tu problema

TUPROBLEMA…
… no es la muerte sino tu miedo de la vida.
… no es la debilidad sino tu constante renunciar a la fuerza que eres.
… no son los otros que no te ayudan sino tú que te niegas a tomar responsabilidad de ti mismo.
… no es el karma sino el negarte a aprender la lección que te corresponde y por ello repetirla.
… no es la mala suerte sino tu falta de determinación para alcanzar lo que deseas.
… no es un destino adverso sino que no te aventuras a construirte uno a la medida de tus sueños.
… no es tu vida pasada sino la manera como estas llevando la presente.
… no es que estés solo sino que no has aprendido a ser un buen amigo para contigo mismo.
… no es que no haya nadie capaz de entenderte sino que tú mismo no has determinado con claridad que es lo que realmente quieres.
… no es que Dios tenga algo en tu contra sino que sigues sin reconocer que lo que te pasa, tú te lo estás haciendo.
… no es que el mundo sea difícil sino que rechazas el entrenamiento que te ofrece y que solo pretende desarrollar tu habilidad para superarlo.
… no es que nadie te quiera sino que para poder apreciar lo que otros te ofrecen primero tienes que dártelo a ti mismo.
Tu problema en realidad no existe más que en tu equivocada interpretación.
Renuncia a lo que creías saber y alégrate de que quien te creó no se haya olvidado de quien realmente Eres y esté dispuesto a recordártelo a través de tus hermanos.
Luz en tu camino
«Enrique Villanueva»

Meditacion

«¡PERO YO ODIO LA MEDITACIÓN!»

«En la meditación, tu único «trabajo» es ser curioso acerca de lo que surge.

No trates de deshacerte de ningún aspecto de tu experiencia.

Tus locos pensamientos – solo miralos.

Sentimientos incómodos – solo respira con ellos.

Llorar con ellos. Ríete con ellos.

La parte de ti que odia la meditación, ¡interésate también en ella!

El niño en ti que no puede quedarse quieto.

Quien quiere estar en otro lugar.

Quien se siente avergonzado o culpable por pensar pensamientos «no espirituales» o sentir sentimientos e impulsos «negativos».

Quien siente el deseo ardiente de huir y hacer otra cosa.

Dale la bienvenida con los brazos abiertos.

Inhale a él en amor y respira amor en él.

En la meditación, incluso lo no deseado es deseado; ¡Incluso tu resistencia es sagrada!»

#JeffFoster

Feliz día fuera del tiempo…

FELIZ DÍA FUERA DEL TIEMPO

Para los mayas el tiempo es la fuerza que sincroniza todo el universo. Ellos midieron lo que tardaba la tierra en dar un giro completo alrededor del sol en base a los procesos lunares, por esto su año tiene 13 meses de 28 días, 13 lunas completas que suman 364 días, más un día adicional al que llamaron el día fuera del tiempo.

Día fuera del tiempo
Este último día de su calendario corresponde en el gregoriano con el 25 de Julio, cuando el Sol se sincroniza con la estrella Sirio, la más brillante del firmamento, y comienza una revolución solar de la tierra. Esta estrella simboliza el Tercer Ojo, el que todo lo ve, el sol secreto, la intuición. En ese día se reúnen las energías de todo un año y nos encontramos abiertos a una conciencia superior.

El día verde, como también le llaman, era considerado por los Mayas como un día especial para preparar al alma y crear un espacio para el juego, el arte, la magia y la creatividad. Era un día de limpieza antes de iniciar el nuevo ciclo.

Un joven de la tribu…

Un joven de la tribu se acerca al jefe anciano y le dice:
– No participare mas en el grupo
El anciano respondió:
– Pero, ¿por que?
El joven respondió:
– Veo a mi hermana que habla mal de otra; un grupito que vive hablando y no apoya, personas que durante la danza pareciera que tratan de lucirse en lugar de mirar el árbol y tantas otras cosas malas que veo.
El anciano le responde:
– Muy bien, pero antes de irte, quiero que me hagas un favor:
Toma un vaso lleno de agua y da tres vueltas por el circulo sin derramar una gota de agua en el suelo. Después de eso, puedes salir del grupo.
Y el joven pensó; ¡Muy fácil!
Y dio las tres vueltas con el vaso de agua como le pidió el anciano
Cuando termino dijo: Listo.
Y el anciano le pregunto:
– Cuando estabas dando vueltas, ¿viste a algún hermano hablar mal de otro?
La respuesta fue: – No.
¿Viste a los danzantes quejarse entre si? – No.
¿Viste a alguien que no estuviera apoyando? – No.
Le pregunto. – ¿Sabes por que? – Porque estabas concentrado en el vaso para no tirar el agua.
Lo mismo que sucede en nuestro grupo ocurre en la vida.
Cuando nuestro enfoque sea en nuestros pasos, nuestra oración y nuestra evolución, no tendremos tiempo de ver los errores de los demás.
Quien sale de un circulo por causa de otros, en realidad nunca entro a danzar, a sanar, a orar o ayudar a la humanidad.
Quien se fija en los demás, nunca entro con el fin de honrar a sus ancestros, nunca entro para su propia evolución, de encontrar en la danza su verdadero espíritu, de servir a la
comunidad.

Hiciste lo mejor…

Hiciste lo mejor que pudiste.
Hiciste todo lo que podías haber hecho.
No tenías otra opción.

Teniendo en cuenta lo que creías en ese momento, los poderosos o sutiles sentimientos que se movían en ti, lo conectado que estabas con tu respiración, tu cuerpo, tu verdad, tu camino; lo arraigado que estabas en el momento presente, la claridad con la que veías o no; de acuerdo al dolor que sentías, a lo abiertas y crudas que estaban tus heridas; considerando la resistencia que sentías, lo estrecha o amplia que era tu perspectiva, lo atrapado que estabas en tu historia personal, no pudiste haber actuado o dicho nada de otra manera.

Hiciste lo mejor que pudiste, dado el nivel de consciencia desde el que estabas actuando.

¿Es esto una excusa? No. Más bien se trata de que asumas la plena responsabilidad de lo que pasó. Sin embargo, soltando la culpa, ‘renunciando a la esperanza de un mejor pasado.’

¿Es esto una salida fácil? No. Más bien se trata de que te perdones a ti mismo. Soltando ‘lo que pudo o debió haber sido’, alineándote con ‘lo que es,’ arraigándote en el Ahora, el único lugar desde donde puede surgir el verdadero cambio, donde las nuevas respuestas pueden emerger, donde el sanar puede comenzar.

Laméntate por tu pasado, por supuesto.
Aprende tus lecciones, por supuesto.
Escucha cómo los demás comparten su dolor. Siente todo profundamente. Corrige todo lo que puedas. Pide perdón, si es necesario.

Pero, ni por un momento pienses que el pasado pudo haber sido diferente.
Ni por un instante creas que el Universo se ha equivocado.

Estás donde estás, Ahora. Este es un nuevo día, un nuevo comienzo.

Armado con una nueva visión, con una nueva perspectiva, con un corazón mucho más humilde y compasivo, con una actitud más curiosa, muévete hacia el futuro, arraigado en esta amorosa presencia, abierto a las posibilidades.

«Jeff Foster»

Quiero saber…

No me interesa lo que hagas para ganarte la vida. Quiero saber qué es lo que tanto ansías y si te atreves a soñar con conocer el anhelo de tu corazón.

No me interesa qué edad tienes. Quiero saber si te arriesgarás a parecer un tonto por amor, por tu sueño, por la aventura de estar vivo.

No me interesa qué planetas rodean a tu luna. Quiero saber si has tocado el centro de tu propio dolor, si has sido abierto por las traiciones de la vida o si te has marchitado y cerrado por miedo a sufrir más.

Quiero saber si puedes sentarte con el dolor, con el mío o con el tuyo, sin hacer nada para ocultarlo, o desvanecerlo, o arreglarlo.

Quiero saber si puedes sentarte con la alegría, con la mía o con la tuya; si puedes bailar con locura y dejar que el éxtasis te colme hasta las puntas de los dedos de las manos y de los pies sin advertirnos que debemos tener cuidado, ser realistas, recordar las limitaciones de ser humanos.

No me interesa si la historia que me estás contando es verdad. Quiero saber si eres capaz de decepcionar a alguien más para ser fiel a ti mismo. Si eres capaz de soportar la acusación de traición y no traicionar tu propia alma. Si puedes ser desleal, infiel y por lo tanto digno de confianza.

Quiero saber si puedes ver la Belleza incluso cuando no es bella todos los días. Y si puedes extraer tu vida desde su presencia.

Quiero saber si puedes vivir con el fracaso, con el tuyo y con el mío, y aun así pararte al borde del lago y gritarle al plateado reflejo de la luna llena, ‘Sí’.

No me interesa saber dónde vives o cuánto dinero tienes. Quiero saber si puedes levantarte después de una noche de dolor y desesperación, cansado y magullado hasta los huesos y hacer lo que hay que hacer para alimentar a los niños.

No me interesa a quién conoces o cómo llegaste hasta aquí. Quiero saber si te pararás en el centro del fuego conmigo sin retroceder.

No me interesa dónde, ni qué, ni con quién estudiaste. Quiero saber qué es lo que te sostiene desde dentro cuando todo lo demás se viene abajo.

Quiero saber si puedes estar solo contigo mismo y si realmente te gusta tu compañía en los momentos vacíos.

Por qué sigues aferrado?

¿Por qué sigues aferrado a personas que te lastiman que no te valoran y no sacan lo mejor de ti? ¿Por qué crees que es tu karma y dejas que permanezca a tu lado? ¿Por qué esperas que él sea quien tome una decisión? ¿Por qué crees que no hay personas que vibren en tu misma sintonía y puedan darte solo amor, comprensión y felicidad? ¿Por qué has decidido detener tu camino de crecimiento atado a personas con la que solo sabes de sufrimiento? ¿Por qué crees que es tu destino si solo tú eres quien decide cómo y con quien vivir? ¿Qué te hace pensar que porque has cometido errores en el pasado eres merecedor de permanecer indefinidamente junto a alguien que te provoque lo que tú has causado?  ¿Por qué le temes a la soledad si es tu mejor compañera y consejera? ¿Por qué dudas de lo que realmente mereces para tu vida? Sabes que, el problema no es la otra persona que permanece a tu lado, el problema eres tú y esto radica en que no te amas lo suficiente, y por consiguiente, tampoco podrás amar a los demás.  Ni siquiera a quien está a tu lado. El temor a la soledad, los buenos momentos de intimidad, los gratos recuerdos del pasado, el apego o acostumbramiento a lo que es tu vida, eso no es amor, será enamoramiento ¿Y sabes qué es eso? mentirle al amor. Amate a ti mismo y tendrás  a la persona adecuada en tu vida, con la que valdrá la pena cada segundo de tu existencia.

Extracto del libro «Ignacio Rivas y sus mensajes de Dios»

Oración para los vivos.

Una Oración para Los Vivos:
Vida,
Deshaz en mí todo aquello que necesite ser deshecho.
Corrige mi esperanza de ser enmendado.
Úsame.
Saca de mí cada ápice de creatividad.
Ayúdame a vivir una vida radicalmente extraordinaria, forjando siempre un camino jamás-antes-transitado en el bosque.
Enséñame cómo amar con más profundidad, como nunca antes creí que fuera posible.
Cualquier cosa de la que siga huyendo, síguemela mostrando con absoluta evidencia.
Cualquier cosa con la que siga en conflicto, ayúdame a suavizarme en ella, a relajarme en ella, a abrazarla completamente.
En donde mi corazón continúe cerrado, muéstrame la forma de abrirlo sin recurrir a la violencia.
Todo aquello a lo que me siga aferrando, ayúdame a dejarlo ir.
Regálame desafíos, luchas y obstáculos aparentemente insuperables, si crees que eso me ayude a tener una más profunda humildad y confianza en la inteligencia de la vida.
Ayúdame a reírme de mi propia seriedad.
Permíteme encontrar el humor en los lugares más oscuros.
Muéstrame un profundo sentido de descanso en medio de cada tormenta.
No me libres de la verdad. Nunca.
Deja que la gratitud sea mi guía.
Deja que el perdón sea mi mantra.
Deja que este momento sea mi eterna compañía.
Permíteme ver tu rostro en cada rostro.
Permíteme sentir tu cálida presencia en mi propia presencia.
Sostenme cuando tropiece.
Respírame cuando yo no pueda respirar.
Permíteme morir viviendo, no vivir muriendo.
Amén.
«Jeff Foster»

Abre tu ojo.

Abre tu ojo interno y obsérvate. Deja de buscar una lámpara externa que te ilumine desde fuera, enciende tu propia lámpara interna. Así las enseñanzas vivirán en ti, y tú en el espíritu de las enseñanzas.
«Chögyal Namkhai Norbu»