Quitate esa mascara…

Quítate esa máscara…

Esa que te esculpieron a golpe de juicio, rechazo, castigo y falso Amor.

Esa máscara que sostienes con Dolor, con el único fin de aparentar.

Esa que, cada vez que intentas arrancar, otras manos la sostienen para sentirse a salvo.

Sé libre…
Siente el verdadero aire en tu rostro…

Esa máscara fue tu salvaguarda, lo sé.
Pero ahora es tu prisión y tú, tu peor carcelero.

Cada vez que alzas tu mano para asirla, muchas voces susurran tras ella cuentos de miedo y abandono…
Lo sé…

Nadie dijo que fuera fácil pero, antes o después, tendrás que hacerlo…

Ten Valor y confía.
Otros lo han hecho antes que tú…

Yo…
Yo estoy en ello…

«Oskar Ugarte»

Como Amar…

“Sin ti, no puedo vivir”.
“Tú me completas”.
“Sin ti, no soy nada”.
“Nunca me vayas a dejar”.

Te vendieron una hermosa mentira sobre el amor.
Y en tu inocencia, compraste la mentira, la tomaste como verdad. Porque todos a tu alrededor estaban haciendo lo mismo, y querías encajar, y sentías miedo de estar solo, porque nunca te sumergiste en la alegría oceánica de tu propia soledad para encontrar la seguridad allí.
Nadie viene a salvarte, ya ves. No hay ningún príncipe a caballo, ninguna Julieta. Ninguna madre sustituta. No existe «Una Persona Especial». No hay ningún mesías que venga a quitarte el dolor, tus sentimientos de vacío, ese sentido de separación y abandono que te ha acompañado desde que eras joven. Nadie será capaz de sentir y metabolizar tus sentimientos por ti. Nadie puede vivir ni morir por ti. Nadie tiene el poder de distraerte permanentemente. Nadie puede apropiarse de ti o ser de tu propiedad.
Tu otra mitad, tu realización, no está allá fuera, ya ves, sino en lo más profundo de ti. Ella vive como tu propia presencia, arde como el Sol dentro de ti.
Muchas personas están buscando amor. O están tratando de aferrarse a un amor que parece escaparse de entre sus dedos. O sienten que han perdido el amor, y están tratando de recuperarlo, huyendo de los sentimientos desagradables que implica una separación, adormeciéndose con más sueños, alejándose cada vez más de sí mismos, buscando algo que nunca encontrarán, soñando aún con «Una Persona Especial» que los complete, que les ofrezca una vida de seguridad psicológica, que sea la perfecta madre o padre que nunca tuvieron en la Tierra. Por supuesto, eso no es amor. Eso es miedo, una huida inminente de la soledad.
El mito más peligroso que hay es el que dice que otra persona puede ‘hacerte’ feliz. No, no. La felicidad, la verdadera felicidad, la clase de felicidad que no puede comprarse o venderse o empacarse sofisticadamente, es idéntica a tu presencia, algo que nadie puede darte, y nadie puede quitarte. Si buscas a alguien más para conseguir felicidad, siempre dependerás de él, siempre sentirás miedo de perderlo, y el temor y el resentimiento retumbarán por debajo de tu ‘amor’. Te acostumbrarás a complacerlo, adormecerás tus pensamientos y sentimientos, cerrarás tus ojos a la verdad y vivirás en la fantasía y en la esperanza. Te harás infeliz para ganar su amor, para mantenerlo a tu lado, para controlarlo. Te harás infeliz tratando de hacerlo feliz… o forzándote a ti mismo a ser feliz. Eso no es amor, es adicción a una persona. Es miedo disfrazado de ‘romance’. Esta es la mentira.
Pero subyacente a cada adicción está el anhelo por llegar a casa, por la Madre, en el sentido más profundo de la palabra. Encuentra el sentido más profundo de casa dentro de ti mismo, entonces. Haz de tu cuerpo tu hogar, de tu aliento y tu vientre, a medida que se elevan y relajan en este momento presente. Encuentra tu suelo en la sensación de estar vivo. Y en ese lugar de presencia, pasa el tiempo con quienes te nutran, con quienes te ayuden a sentirte vivo, con quienes resuenes y sean capaces de validar tus preciosos sentimientos. Cuando no tratas de ganar amor, cuando no huyes de tus propios sentimientos dolorosos, puedes darte el lujo de amar y ser amado verdaderamente.
Invita a los demás a tu campo de amor; deja que se queden, deja que se vayan, honra su camino y recorre el tuyo con valentía. Pero ni por un momento compres la mentira de que la salvación se encuentra en cualquier lugar excepto en el corazón de tu exquisita presencia, en el lugar donde no hay nadie que pueda ser salvado. El lugar en donde tocas la vida, y en donde eres tocado a cambio, momento a momento…

Porque tú eres El Indicado, El Uno, tu mejor amante, compañero, amigo, gurú y Madre.

Y así puedes decirte a ti mismo:

“Sin ti, no puedo vivir”.
“Tú me completas”.
“Sin ti, no soy nada”.
“Nunca me vayas a dejar”.

«Jeff Foster»

El cambio

§ EL CAMBIO EMPIEZA EN EL INDIVIDUO.

(…) “Sólo el cambio en la actitud del individuo inicia el cambio en la psicología de la nación. Los grandes problemas de la humanidad nunca se resolvieron por leyes generales, sino únicamente por renovación de la actitud del individuo.
Si ha habido un tiempo en que la meditación interior fuera de absoluta necesidad y de extrema conveniencia es, sin duda, en nuestra época actual, preñada de catástrofes. Ahora bien, todo aquel que medite en su fuero interno tocará en las fronteras de lo Inconsciente, que es precisamente donde está lo que ante todo hace falta saber. La meditación del individuo sobre sí mismo, la conversión del individuo hacia su propio ser, hacia su destino individual y social, es el principio para la curación de la ceguera que padece. El interés por el problema del alma humana es un síntoma de ésta conversión instintiva hacia adentro.”

#CarlJung

Buda

Un hombre le dijo al Buda: Yo quiero felicidad; Buda contestó: Primero retira «Yo», eso es el ego, Después remueve «Quiero», por que es deseo. Mira, ahora solo tienes «Felicidad»

El amor…

Sin amor en tu corazón no puedes recorrer este camino espiritual, pues el amor es la clave. El amor indica el camino.  El amor es el camino.

Hablar de amor es perder el tiempo. Vívelo y demuéstralo en tu vida. Olvídate completamente del yo llevando amor a tus semejantes. Cuanto más los ames, más Me amas a Mí. No basta con tolerarlos; lo que hace falta es amor de verdad.

El amor nunca es posesivo. El amor libera a los amados. No puedes esperar ayudar a un alma si eres posesiva, porque todas las almas deben ser completamente libres para encontrarse a si mismas y para vivir sus propias vidas, dirigidas por Mí.

Cuando actúas de manera posesiva con respecto a un alma, detienes su progreso espiritual, y eso es algo que jamás debes hacer, porque en ese caso estás cargando con una gravísima responsabilidad. La libertad del Espíritu es esencial para todos y cada uno de vosotros.

Extracto del Libro «La Voz Interior de Eileen Caddy»

Tao

«Los hombres nacen suaves y blandos;
muertos, son rígidos y duros.
Las plantas nacen flexibles y tiernas;
muertas, son quebradizas y secas.
Así, quien sea rígido e inflexible
es un discípulo de la muerte.
Quien sea suave y adaptable
es un discípulo de la vida.
Lo duro y rígido se quebrará.
Lo suave y flexible prevalecerá.»
#Tao, Lao Tse

Alegrate…

Si eres gay, es una vergüenza.
Si eres bisexual, eres un vicioso.
Si eres muy delgado, te drogas.
Si eres gordo, comes demasiado.
Si vas bien vestido, eres un presumido.
Si dices lo que piensas, eres un creído.
Si no dices lo que piensas, eres un falso.
Si lloras, eres un dramático.
Si una mujer ha tenido varios hombres es una p**a.
Si un hombre «coleciona» mujeres es un macho…
¡Alégrate por ser quien eres y no por lo que los demas quieren que seas!

Respeto y tolerancia…

En la espiritualidad en la que vives… no deberías debatir ni confrontar con otros que piensen distinto… sean o no más elevados que tu.

El respeto y la tolerancia deben ser parte de tu vida cotidiana… tómalos como virtudes de tu iluminación. Solo debes mostrar lo que eres… expandir tu luz, tu energía, tu Amor y transmitir tus conocimientos adquiridos con las personas y en los momentos adecuados.

Si alguien se irrita con tus ideas… es su problema… no el tuyo. Si tu hermano trata de llevarte al terreno del debate y confrontación… no participes de el… es su ego contra tu espíritu… y el seguramente no querrá alterar su paz. Bendícelo… acepta sus pensamientos e ideas aunque no las compartas… pero no fuerces tu espíritu a imponer las tuyas.

Ten por seguro que el Universo se encargará de mostrarles a él o a ti, cual es la verdad. Si era la tuya… no te confundas… no te convierte en mejor que tu hermano.

Extracto de la segunda parte del libro «Ignacio Rivas y sus Mensajes de Dios»
Ignacio Rivas

Regala…

‎”Regala tu ausencia a quien no supo valorar tu presencia y recuerda que quien mucho se ausenta pronto deja de hacer falta. Nadie vale lo suficiente como para dejarte colgado en recuerdos, si de verdad valiera estaría creando presentes contigo; nada ni nadie es imprescindible, si quieres una vida feliz átala a metas y sueños propios, con gente que te apoya, no a objetos ni personas que no te valoran.”

Y una mierda…

CÓMO HACER QUE TODO TE IMPORTE UNA MIERDA

Ser feliz, ser bueno, ser positivo, ser optimista, ser exitoso, estar despierto, estar espiritualmente iluminado.
Consumir la dieta perfecta. Atraer un millón de seguidores en Instagram. ¡Vivir tu mejor vida!
Escalar en tu carrera profesional. Tienes que estar en forma y saludable. Ser tu yo más perfecto. Manifiesta tu propósito de vida. Optimiza las funciones de tu cuerpo. Libera tu dolor, tu miedo, el enojo, y la tristeza. Libérate de la duda. Enamórate del hombre o la mujer de tus sueños y vive felizmente por siempre, y nunca más te sentirás solo/a nuevamente.

Este sueño es hermoso, pero está literalmente matándonos.

El alma eterna no tiene interés en vivir bajo ningún ideal de felicidad, aunque sea hermoso.

Su rabia, terrible y sagrada, hierve por debajo de todo el proyecto de auto ayuda. Clama por ser auténtica, por la Verdad a cualquier costo.

A la mierda con la mentira de la “vida perfecta”;
Esto solo nos torna depresivos, ansiosos, adictos, y en verdad alimenta nuestra culpa y sentimientos de auto desprecio y de fracaso. La lucha constante al final nos agota, nos hace caer de rodillas.
Es demasiado trabajo para nuestro pobre organismo, ser “positivo” todo el tiempo.

Lo Inconsciente se encuentra furioso por la mentira.
Y quiere su jodido descanso.

Pero en nuestro estado exhausto, incluso con miedo de contactar con nuestro agotamiento, nos medicamos, nos volcamos a las bebidas energizantes, las drogas, los mantras, el gimnasio, a más positivismo.
O simplemente nos perdemos en el pensamiento.
O creamos una nueva identidad: la del “deprimido” o “el fracasado”.
O simplemente “vamos más allá” del agotamiento y nos mantenemos ocupados, anestesiándonos.
Seguimos en movimiento a cualquier costo. Sin parar.
La felicidad, literalmente nos hace infelices.

A la mierda con esta forma de falsa felicidad.
Es de vital importancia hacer espacio para la oscuridad también.
Crear espacio en tu vida para la pena, la rabia, la vergüenza, el miedo, y la soledad.
Sacar a estas pobres y malentendidas criaturas de sus escondites y hacia la Luz.
Y si no lo haces, te drenarán tu vida como vampiros,
Hasta que las escuches.

Ten la voluntad de exponer tu infelicidad también.
Dale una voz a la pena, al enojo, al miedo, a la soledad que hay en lo profundo.
Rompe algunos tabúes.
Di la palabra “incorrecta”.
Destruye la falsa imagen.
Tal vez perderás seguidores.
Tal vez pierdas amigos.
Tal vez pierdas tu trabajo.
Ciertamente perderás tu máscara.

El cambio debe hacerte temblar de miedo. ¡Bien! Así es como se supone que debe ser.

Tal vez pierdas todo y tengas que empezar una vida nueva.
Pero el alma se regocijará.
Ya ha pasado por una miríada de muertes y renacimientos.
No le importaría una mierda protegerse a sí misma del cambio.
En cambio encuentra el cambio como excitante, inspirador, hasta erótico.

Existe una Felicidad mucho más grande que realmente abraza incluso nuestra profunda infelicidad sin avergonzarla.
Esta es la Felicidad que siempre has anhelado.
La Felicidad que hace añicos la máscara, destruye nuestras defensas, ve nuestras debilidades, nuestra vulnerabilidad, nuestro dolor más profundo…y lo acepta y nos ama tal cual somos.

Entonces bien; aquí está tu nuevo mantra espiritual…

A la mierda (el concepto mental de) felicidad.
A la mierda “Namasté”.
A la mierda con tratar de ser bueno.
A la mierda con la espiritualidad.
A la mierda con la perfección.
A la mierda con tratar de encajar.
A la mierda todos los dioses, gurúes y guías que alimentan la asquerosa mentira de la felicidad como un destino y una meta.
A la mierda con la cultura narcisista, auto absorbente, y basada en la culpa que suprime nuestra femenina y preciosa vulnerabilidad.

Acéptalo todo y manda a la mierda todo.
Bendice todo y manda a la mierda todo y ama todo también.
Abre el corazón a todo.
Bendice esta tonta mente humana con sus ideas condicionadas y sus estándares imposibles,
Y sus intentos infinitos de decirnos cómo “debemos” ser,
O cuáles son los pensamientos y sentimientos “correctos”.

A la mierda la mentira de la felicidad que envía a tantos a una tumba temprana.

Protege al niño interno, a aquel que a veces se siente infeliz, solo, triste, desconectado…
Deja de decirle hoy que sea feliz, que esté conectado, en paz, que sea espiritual y esté lleno de dicha.
A este niño eso le importa una mierda. Solo quiere tu amor.

Inunda a aquel triste y solitario ser interior con curiosidad, comprensión. Respira en él.

A la mierda con todas las fuerzas del mundo que buscan dañarlo o silenciarlo.

Y cuando éste pregunte:
“Mami, papi, ¿tengo que estar feliz y ser perfecto para que me amen?”

Puedes responderle:
“Claro que no mi vida. Te amo exactamente como eres.
Amo tus debilidades e imperfecciones, y tu vulnerable corazón. Ellos son tan hermosos para mi… Está bien no sentirse en paz. No tienes que estar feliz ahora mismo. Seamos infelices juntos…”

Ahora sí, ESO es la jodida Felicidad.

«Jeff Foster»