La espada…

Había  una  vez  una  espada  preciosa.  Pertenecía  a  un  gran  rey,  y  desde siempre   había   estado   en   palacio   participando   en   entrenamientos   y exhibiciones,  enormemente  orgullosa.  Hasta  que  un  día,  una  gran  discusión entre   su  majestad  y  el  rey  del  país  vecino,  terminó  con  ambos  reinos declarándose  la guerra.

La  espada  estaba  emocionada  con  su  primera  participación  en  una  batalla de  verdad.  Demostraría  a  todos  lo  valiente  y  especial  que  era,  y  ganaría  una gran  fama.  Así  estuvo  imaginándose  vencedora  de  muchos  combates  mientras iban  de  camino  al  frente.  Pero  cuando  llegaron,  ya  había  habido  una  primera batalla,  y  la  espada  pudo  ver  el  resultado  de  la  guerra. 

Aquello  no  tenía  nada que  ver  con  lo  que  había  imaginado:  nada  de  caballeros  limpios,  elegantes  y triunfadores  con  sus  armas  relucientes;  allí  sólo  había  armas  rotas  y  melladas, y  muchísima  gente  sufriendo  hambre  y  sed;  casi  no  había  comida  y  todo estaba  lleno  de  suciedad  envuelta  en  el  olor  más  repugnante;  muchos  estaban medio  muertos  y  tirados  por  el  suelo  y  todos  sangraban  por  múltiples heridas…

Entonces  la  espada  se  dio  cuenta  de  que  no  le  gustaban  las  guerras  ni  las batallas.  Ella  prefería  estar  en  paz  y  dedicarse  a  participar  en  torneos  y concursos.  Así  que  durante  aquella  noche  previa  a  la  gran  batalla  final,  la espada  buscaba  la  forma  de  impedirla. 

Finalmente,  empezó  a  vibrar.  Al principio  emitía  un  pequeño  zumbido,  pero  el  sonido  fue  creciendo,  hasta convertirse  en  un  molesto  sonido  metálico.  Las  espadas  y  armaduras  del  resto de  soldados  preguntaron  a  la  espada  del  rey  qué  estaba  haciendo,  y  ésta  les dijo: »No quiero que  haya batalla mañana, no me  gusta la guerra». »A  ninguno nos  gusta, pero ¿qué  podemos  hacer?».  «Vibrad  como  yo  lo  hago.  Si  hacemos  suficiente  ruido  nadie  podrá dormir».

Entonces  las  armas  empezaron  a  vibrar,  y  el  ruido  fue  creciendo  hasta hacerse  ensordecedor,  y  se  hizo  tan  grande  que  llegó  hasta  el  campamento  de los  enemigos,  cuyas  armas,  hartas  también  de  la  guerra,  se  unieron  a  la  gran protesta.

A  la  mañana  siguiente,  cuando  debía  comenzar  la  batalla,  ningún  soldado estaba  preparado.  Nadie  había  conseguido  dormir  ni  un  poquito,  ni  siquiera los  reyes  y  los  generales,  así  que  todos  pasaron  el  día  entero  durmiendo. 

Cuando comenzaron  a despertar  al  atardecer,  decidieron  dejar  la  batalla para el  día siguiente. Pero  las  armas,  lideradas  por  la  espada  del  rey,  volvieron  a  pasar  la  noche entonando  su  canto  de  paz,  y  nuevamente  ningún  soldado  pudo  descansar, teniendo  que  aplazar  de  nuevo  la  batalla,  y  lo  mismo  se  repitió  durante  los siguientes  siete  días. 

Al  atardecer  del  séptimo  día,  los  reyes  de  los  dos  bandos se  reunieron  para  ver  qué  podían  hacer  en  aquella  situación.  Ambos  estaban muy  enfadados  por  su  anterior  discusión,  pero  al  poco  de  estar  juntos, comenzaron  a  comentar  las  noches  sin  sueño  que  habían  tenido,  la  extrañeza de  sus  soldados,  el  desconcierto  del  día  y  la  noche  y  las  divertidas  situaciones que  había  creado,  y  poco  después  ambos  reían  amistosamente  con  todas aquellas  historietas.

Afortunadamente,  olvidaron  sus  antiguas  disputas  y  pusieron  fin  a  la guerra,  volviendo  cada  uno  a  su  país  con  la  alegría  de  no  haber  tenido  que luchar  y de  haber  recuperado un  amigo. Y  de  cuando  en  cuando  los  reyes  se  reunían  para  comentar  sus  aventuras como  reyes  .  Comprendiendo  que  eran  muchas  más  las  cosas  que  los  unían que  las  que  los  separaban.

La  leyenda del  arco iris.

Cuentan  que  hace  mucho  tiempo  los  colores  empezaron  a  pelearse.  Cada uno proclamaba que  él  era el  más  importante, el  más  útil, el  favorito.

El  verde  dijo:  “Sin  duda,  yo  soy  el  más  importante.  Soy  el  signo  de  la  vida  y la  esperanza.  Me  han  escogido  para  la  hierba,  los  árboles,  las  hojas.  Sin  mí todos  los  animales  morirían.  Mirad  alrededor  y  veréis  que  estoy  en  la  mayoría de  las  cosas”.

El  azul  interrumpió:  “Tú  sólo  piensas  en  la  tierra,  pero  considera  el  cielo  y el  mar.  El  agua  es  la  base  de  la  Vida  y  son  las  nubes  las  que  la  absorben  del mar  azul.  El  cielo  da  espacio,  y  paz  y  serenidad.  Sin  mi  paz  no  seríais  más  que aficionados.

El  amarillo  soltó  una  risita:  “¡Vosotros  sois  tan  serios!  Yo  traigo  al  mundo risas,  alegría  y  calor.  El  sol  es  amarillo,  la  luna  es  amarilla,  las  estrellas  son amarillas.  Cada  vez  que  miráis  a  un  girasol,  el  mundo  entero  comienza  a sonreír. Sin  mí  no habría alegría”.

A continuación  tornó  la palabra el  naranja:  “Yo soy el  color  de  la salud  y de la  fuerza.  Puedo  ser  poco  frecuente  pero  soy  precioso  para  las  necesidades internas  de  la  vida  humana.  Yo  transporto  las  vitaminas  más  importantes. Pensad  en  las  zanahorias,  las  calabazas,  las  naranjas,  los  mangos  y  papayas. No  estoy  todo  el  tiempo  dando  vueltas,  pero  cuando  coloreo  el  cielo  en  el amanecer  o  en  el  crepúsculo  ,  mi  belleza  es  tan  impresionante  que  nadie piensa  en  vosotros”.

El  rojo  no  podía  contenerse  por  más  tiempo  y  saltó:  “yo  soy  el  color  del valor  y  del  peligro.  Estoy  dispuesto  a  luchar  por  una  causa.  Traigo  fuego  a  la sangre.  Sin  mí  la  tierra  estaría  vacía  como  la  luna.  Soy  el  color  de  la  pasión  y del  amor;  de  la rosa roja, la flor  de  pascua y la amapola”.

El  púrpura  enrojeció  con  toda  su  fuerza.  Era  muy  alto  y  habló  con  gran pompa:  “Soy  el  color  de  la  realeza  y  del  poder.  Reyes,  jefes  de  Estado,  obispos, me  han  escogido  siempre,  porque  el  signo  de  la  autoridad  y  de  la  sabiduría. La  gente  no me  cuestiona;  me  escucha y me  obedece”.

El  añil  habló  mucho  más  tranquilamente  que  los  otros,  pero  con  igual determinación:  “Pensad  en  mí.  Soy  el  color  del  silencio.  Raramente  repararéis en  mí,  pero  sin  mí  todos  seríais  superficiales.  Represento  el  pensamiento  y  la reflexión,  el  crepúsculo  y  las  aguas  profundas.  Me  necesitáis  para  el  equilibrio y el  contraste,  la oración  y la paz  interior.

Así  fue  cómo  los  colores  estuvieron  presumiendo,  cada  uno  convencido  de que  él  era  el  mejor.  Su  querella  se  hizo  más  y  más  ruidosa.  De  repente, apareció  un  resplandor  de  luz  blanca  y  brillante.  Había  relámpagos  que retumbaban   con   estrépito.   La   lluvia   empezó   a   caer   a   cántaros, implacablemente.   Los   colores   comenzaron   a   acurrucarse   con   miedo, acercándose  unos  a otros  buscando protección.

La  lluvia  habló:  “Estáis  locos,  colores,  luchando  contra  vosotros  mismos, intentando  cada  uno  dominar  al  resto.  ¿No  sabéis  que  el  dios  del  cielo  os  ha hecho a  todos?  Cada uno para un  objetivo especial,  único,  diferente.  Él  os  amó a todos.  

Juntad  vuestras  manos  y venid conmigo”. “El  dios  del  cielo  quiere  extenderos  a  través  del  mundo  en  un  gran  arco  de color,  como  recuerdo  de  que  os  quiere  a  todos,  de  que  podéis  vivir  juntos  en paz,  como  promesa  de  que  está  con  vosotros,  como  señal  de  esperanza  para  el mañana”. 

Y  así  fue  como  el  dios  del  cielo  usó  la  lluvia  para  lavar  el  mundo.  Y  puso  el arco  iris  en  el  cielo  para  que,  cuando  lo  veáis,  os  acordéis  de  que  tenéis  que teneros  en  cuenta unos a otros.

La  paz  del  pescador.

Un  hombre  rico  y  emprendedor  se  horrorizó  cuando  vio  a  un  pescador tranquilamente  recostado  junto  a  su  barca  contemplando  el  mar  y  fumando apaciblemente  su  pipa después  de  haber  vendido el  pescado. 

¿Por  qué  no has  salido a pescar? le  preguntó  el  hombre  emprendedor? 

Porque  ya  he  pescado bastante  por  hoy respondió  el  apacible  pescador. 

¿Por  qué  no pescas  más  de  lo que  necesitas? insistió  el  industrial. 

¿Y  qué  iba a hacer  con  ellos? preguntó  a su  vez  el  pescador. 

Ganarías  más  dinero  fue  la  respuesta  y  podrías  poner  un  motor  nuevo  y más  potente  a  tu  barca.  Y  podrías  ir  a  aguas  más  profundas  y  pescar  más peces.  Ganarías  lo  suficiente  para  comprarte  unas  redes  de  nailon,  con  las  que sacarías  más  peces  y  más  dinero.  Pronto  ganarías  para  tener  dos  barcas… Y hasta una verdadera flota. Entonces  serías  rico  y poderoso como yo. 

¿Y  qué  haría entonces? preguntó  de  nuevo el  pescador. 

Podrías  sentarte  y disfrutar  de  la vida respondió  el  hombre  emprendedor.

–¿Y  qué  crees  que  estoy  haciendo  en  este  preciso  momento?  respondió sonriendo el  apacible  pescador.

La Paz que nace del Corazon…

La Paz nace del Corazón:
Había una vez un rey que ofreció un gran premio a aquel artista que pudiera captar en una pintura la paz perfecta. Muchos artistas lo intentaron.

El rey observó y admiró todas las pinturas, pero solamente hubo dos que a él realmente le gustaron y tuvo que escoger entre ellas.

La primera era un lago muy tranquilo. Este lago era un espejo perfecto donde se reflejaban unas plácidas montañas que lo rodeaban. Sobre estas se encontraba un cielo muy azul con tenues nubes blancas. Todos quienes miraron esta pintura pensaron que esta reflejaba la paz perfecta.

La segunda pintura también tenía montañas. Pero estas eran escabrosas y descubiertas. Sobre ellas había un cielo furioso del cual caía un impetuoso aguacero con rayos y truenos. Montaña abajo parecía retumbar un espumoso torrente de agua. Todo esto no se revelaba para nada pacífico.

Pero cuando el Rey observó cuidadosamente, el miró tras la cascada un delicado arbusto creciendo en una grieta de la roca. En este arbusto se encontraba un nido. Allí, en medio del rugir de la violenta caída de agua, estaba sentado plácidamente un pajarito en el medio de su nido…

Paz perfecta… ¿Cuál crees que fue la pintura ganadora?

El Rey escogió la segunda. ¿Sabes porqué?

«Porque,» explicaba el Rey, «Paz no significa estar en un lugar sin ruidos, sin problemas, sin trabajo duro o sin dolor. Paz significa que a pesar de estar en medio de todas estas cosas permanezcamos calmados dentro de nuestro corazón. Este es el verdadero significado de la paz.»

No poseas…

No poseas, no te vuelvas un poseedor de personas ni de cosas; úsalas simplemente como el don del universo… y cuando están disponibles, úsalas; cuando no están disponibles, disfruta la libertad.

Cuando tengas algo, disfrútalo, cuando no lo tengas, disfruta no teniéndolo: esto también tiene su propia belleza…
Si tienes un palacio donde vivir, disfrútalo!; si no lo tienes entonces disfruta una choza y la choza se vuelve un palacio.

Es el disfrutar lo que marca la diferencia, entonces, vive bajo un árbol y disfrútalo… no te pierdas el árbol y las flores y la libertad y los pájaros y el aire y el sol.
Y cuando estas en un palacio, no te lo pierdas… disfruta el mármol y los candelabros. disfruta allí donde estés y no poseas nada.

Nada nos pertenece. Venimos al mundo con las manos vacías y nos vamos del mundo con las manos vacías. El mundo es un don, así que disfrútalo mientras esta allí. Y recuerda, el universo siempre, siempre te da lo que necesitas.
«Osho»

Aqui y Ahora…

Mientras vivas atado a tus traumas del pasado… mientras tu mente te traiga imágenes de un futuro que todavía no ha llegado… privarás a tu espíritu de gozar de tu eterno presente.

Te alimentarás para satisfacer las necesidades de tu cuerpo… pero no disfrutarás del sabor de una buena comida; asistirás a espectáculos deportivos o artísticos… pero no gozarás de la bella expresión de sus intérpretes; como padre, presenciarás un parto… pero no apreciarás la perfección de la creación si tu mente está centrada en el futuro de tu hijo; caminarás entre la naturaleza y no apreciarás los colores, los aromas, la perfección, los sonidos, la grandeza de Dios.

El Aquí y Ahora es lo único que existe, haz que tu espíritu viva en Ellos. 

Extracto de la segunda parte del libro «Ignacio Rivas y sus Mensajes de Dios».

Poco a poco

Antes que la nada no hay nada, pero cuando en esa nada surge un deseo, empieza a manifestarse en la Matrix que es el campo propicio para ello, empieza a tomar forma y este llega a materializarse para crear la experiencia necesaria…

Poco a poco vamos aprendiendo a usar este campo cuántico, tras ensayo y error vamos creando las situaciones donde queremos transitar, de eso sabe mucho nuestra Alma… Y hay días que nos lanzamos a proyectos locos, para ver qué pasa, pero con la confianza que estamos en el sendero elegido, y ahí entran también las almas con las que acordamos todo este puzzle…

Un día hace años ocurrió el momento de conocer a un gran Angel, un hermano de luz que transitó conmigo días duros, profundizamos en nuestra mente y dimos luz a lo que creímos ser traumas de la infancia, experiencias que ya nos habíamos marcado para despertar…

Ahora vuelve de nuevo tras un paréntesis para compartir en otras situaciones y siento una gran alegría en mi ser, siempre ha estado cerca de mi. Se que un día decidimos venir a vivir esta experiencia y nos propusimos encontrarnos para apoyarnos uno en el otro, y así lo siento…

Gracias gracias gracias.

En ese momento.

Es ese momento, donde encuentras un punto de inflexión entre lo que creías que eras y lo que te das cuenta que eres en Realidad…

Es ese instante, en el que las preguntas que comenzaban con «Por que» dejan de tener importancia y surgen nuevas incognitas más relevantes, que comienzan con «Para que»…

Es ese segundo, el que amenaza suavemente con convertirse en infinito, cuando tu Egoismo te es Revelado y tu Visión interna se expande hasta comprender y aceptar tus actos dolorosos del Pasado…

Es ahí, cuando comienzas a Vivir.

Recuerda que el Dolor, también es parte de la Vida.

Oskar Ugarte

Un compañer@ para toda la vida…

UN COMPAÑERO/A PARA TODA LA VIDA

1- Elige a alguien como si fueras ciego.
Cierra los ojos y observa qué puedes sentir de esa persona, de su gentileza, su lealtad, su comprensión, su devoción, su habilidad para ocuparse de ti, su habilidad para cuidar de sí mismo como un ser independiente. En nuestra cultura nos basamos mucho en lo que vemos con nuestros ojos externos. Pero cuando miramos al sujeto de nuestro amor, es mucho más importante lo que vemos con los ojos cerrados

2- Elige a alguien que tenga la habilidad de aprender.
Si hay algo que verdaderamente hace diferencia entre un amante para toda la vida y uno fugaz, es una persona que tenga la habilidad de aprender. Dice el refrán “el ignorante es poco tolerante”.
Aquellos que no pueden aprender cosas nuevas, ver las cosas a la luz de lo nuevo, ser curiosos acerca del mundo y de cómo funcionan las cosas o las personas, a menudo se cierran y dicen. “No, esto tiene que ser así, de este modo” y para una relación de toda la vida es mejor estar con alguien que se abra y se cierre aprendiendo y evolucionando.

3- Elige a alguien que quiera ser como tú, fuerte y sensible a la vez.
Para no confundir el significado de estas palabras, no relacionarlas con la rigidez y la fragilidad. La fuerza en el sentido en que es fuerte como un árbol: pueden soplar fuertes vientos pero se sostendrá porque es flexible y se moverá para adelante y para atrás con el viento.
Y en cuando a la sensibilidad, estoy hablando de ver, estar alerta a las cosas que están alrededor de uno. Algunas personas pueden necesitar una pequeña ayuda en esto, pero a menudo en algún lugar profundo en su mente, o en su corazón, ya están despiertos y alerta a todas estas cosas, si bien no saben cómo articularlas. Y es por eso que el punto número 2 es tan importante: la habilidad para aprender.
Puedes tener todas las posibilidades, todas las potencialidades del mundo para ser amable, amoroso, devoto, bueno y el mejor amante conocido del género humano pero si no puedes aprender a desarrollar ese potencial. ¡Entonces no sirve de nada!

4- Elige a alguien que cuando lo hieras, sienta dolor y te lo muestre.
Y viceversa… elige a alguien que cuando te hiera, vea tu dolor y lo registre. Esto es muy importante. Hay muchos modos en que la gente muestra el dolor. A veces reclamando es una de las cosas que hacen las personas más extrovertidas. Reclaman, se vuelven locos… pero es su propia expresión de dolor. Lo peor es cuando le haces a tu compañero algo que no es amable, o que es impensado y él no muestra reacción. Como si no se permitiera a sí mismo mostrarse verdaderamente humano en tu presencia.
Pasamos por muchas relaciones o unas cuantas, antes de encontrar a alguien con quien querríamos pasar nuestra vida. Sentimos las heridas en tantas relaciones que empezaban con grandes esperanzas pero que terminaban con fallas y accidentes. Por otro lado, te vas a encontrar con otro que no está intacto, que también está herido de algún modo. Como resultado de esto es que la habilidad de tu compañero de mostrar su dolor es tan importante como su habilidad para percibir tu dolor. ¡Es muy importante! Porque por naturaleza de las relaciones hay momentos de tensión en que presionamos o hicimos algo que lastimó al otro y esto no puede ser evitado completamente, pero no debe ser la misma herida una y otra vez. La gente tiene que aprender cada vez.
Puede que alguien haya acumulado enojo y sufrimiento, heridas de los amantes anteriores, y haya adquirido así la habilidad de herir al nuevo amante y hasta ser desbordado por el deseo de herirlo. Entonces debe ser capaz de parar, de detenerse cuando ve el dolor en la otra persona.

5- Elige a una persona que tenga una vida interior.
Trabajando, dibujando, escribiendo, a través de la meditación, la religión, algo que ame. Elige a una persona que esté en viaje y te vea como a un compañero de camino, un compañero de viaje. La habilidad para estar completamente con el otro y al mismo tiempo enteramente separado es muy importante. Las relaciones son cíclicas y hay momentos para estar muy cerca el uno del otro y otros momentos para apartarse.

6- Elige a alguien que tenga pasiones similares a las tuyas en la vida.
Una relación construye una memoria. Estas memorias, lo compartido, son el “pegamento” lo que une la relación. Por el placer que es recordar buenos tiempos juntos, pero también los tiempos duros. Si no hay nada que verdaderamente disfruten juntos, es muy difícil pasar estos tiempos con el otro. Aun cuando cada uno pueda ser muy distinto del otro y hacer cosas muy diferentes, tiene que haber algo, algo tan simple como descansar juntos en la bañera o secarse juntos el pelo al sol, o dar vuelta a la manzana cada noche, o cualquier cosa de estas muy simple… sé que estarás pensando, cepillarse juntos los dientes a la mañana… Si, poco más que esto.

7- Elige a alguien que tenga valores similares.
En cuanto a tener hijos, al nacimiento de los niños, la familia, roles de hombres y mujeres y las ideas acerca del dinero y la religión. Tal vez todas estas cosas juntas son el ideal y no las puedas encontrar todas sobre todo al principio de la relación, pero puedes tener esto en cuenta. Elegir a alguien que tenga valores similares tiene que ver con disminuir las fricciones en la relación y estas cosas deben sintonizarse si ha verdadero compromiso. Esta sintonía debe darse también en un nivel pragmático y cuando se da en estos niveles prácticos en más fácil que pueda darse en otros niveles más sutiles.

8- Elige a alguien compasivo, a alguien que sea capaz de escuchar, a alguien que te dé tiempo.
Particularmente si eres una persona impulsiva, al tener un compañero que no sea tan impulsivo como tú, eventualmente hallarás cierta lentitud que será buena para ti. También alguien que sea un poco lento, al estar con un compañero que sea bien distinto se acelerará un poco. Y podrán después de un tiempo hallar un ritmo propio de la relación. A veces las personas tienen que estar ocho o nueve años hasta tener este ritmo completamente desarrollado. Lleva tiempo construir un milagro… no un milagro porque estén juntos, sino por la fuerza que hay en el centro de una relación, por la profunda guía del amor.

9- Elige a alguien que se pueda reír de sí mismo.
Poder hacer un chiste y reír de la situación y de sí mismo es muy importante. Pero supongamos que no tienes un compañero muy chistoso, elige a alguien que pueda parar una discusión y aprender a reírse de la situación (vuelve al punto 2, alguien que tenga habilidad para aprender).

10- Elige a alguien a quien puedas tolerarle las fallas y características.
En los momentos de tensión y cansancio, las cosas que más te atraerían de un compañero, las cosas más encantadoras, serían las que después te volvería loca… Así que no pienses que podrías vivir con alguien que tiene cosas que realmente molesta a las otras personas y que para ti no son importantes porque él o ella las está haciendo y él o ella es tu amante. Hay algunas cosas que son intolerables en cualquier relación sea el matrimonio o las sociedades y los negocios. Tales como el alcoholismo, el abuso sexual, el juego, las actividades criminales. Una persona que no dice la verdad, una persona que no te puede mirar a la cara, una persona por la que no podrías dar fe, una persona que puede hacer cualquier cosa por tapar sus errores. Todo eso sería construir una relación en un terreno inseguro.

11- Ser amigos y no-solo amantes.
Y no es solo que digas “si yo sé lo que eso significa, significa que me guste y que lo ame” Significa más que eso y un modo de juzgarlo es pensar.
¿Harías por tu pareja lo que estás dispuesta a hacer por tu mejor amigo? ¿Estás dispuesta a escucharlo, estás dispuesta a hablar de las cosas de las que él tiene ganas de hablar, a prestar atención a los detalles de lo que dice o tiene ganas de hacer?
Esto no significa que tengan que estar cuidándose el uno al otro siempre y para siempre, pero sobre ciertas bases y en algunos detalles por cierto que deben hacerlo.
Entonces cuando pienses en lo que harías por tu mejor amigo y en lo que harías por tu amante, las cosas se aclararán para ti.

12- Elije a alguien que haga tu vida más grande y no más pequeña.

Clarissa Pinkola

Rumi

RUMI, maestro espiritual persa del siglo. XIII:

Le preguntaron a Rumi, maestro espiritual persa del siglo. XIII:

¿Qué es el veneno?

– Cualquier cosa más allá de lo que necesitamos es veneno. Puede ser el poder, la pereza, la comida, el ego, la ambición, el miedo, la ira, o lo que sea …

¿Qué es el miedo?

– La no aceptación de la incertidumbre. Si aceptamos la incertidumbre, se convierte en aventura.

¿Qué es la envidia?

– La no aceptación de la bienaventuranza en el otro. Si lo aceptamos, se torna en inspiración.

¿Qué es la ira?

– La no aceptación de lo que está más allá de nuestro control. Si aceptamos, se convierte en tolerancia.

¿Qué es el odio?

– La No aceptación de las personas como son. Si las aceptamos incondicionalmente, a continuación, se convierte en amor.

¿Qué es la madurez espiritual?

1. Es cuando se deja de tratar de cambiar a los demás y nos concentramos en cambiarnos a nosotros mismos.
2. Es cuando aceptamos a las personas como son.
3. Es cuando entendemos que todos están acertados según su própia perspectiva.
4. Es cuando se aprende a «dejar ir».
5. Es cuando se es capaz de no tener «expectativas» en una relación, y damos de nosotros mismos por el placer de dar.
6. Es cuando comprendemos que lo que hacemos, lo hacemos para nuestra propia paz.
7. Es cuando uno deja de demostrar al mundo lo inteligente que se es.
8. Es cuando dejamos de buscar la aprobación de los demás.
9. Es cuando paramos de compararnos con los demás.
10. Es cuando se está en paz consigo mismo.
11. La madurez espiritual es cuando somos capaces de distinguir entre «necesidad» y «querer» y somos capaces de dejar ir ese querer …
Por último y lo más importante! *
12. Se gana la madurez espiritual cuando dejamos de anexar la «felicidad» a las cosas materiales!.