Del Libro de Eileen Caddy

Cuando muestres amor y comprensión, volverán a ti centuplicados. Cuando muestres crítica y negatividad, volverán a ti centuplicadas. Lo que está en lo profundo de tu ser, en tu interior, volverá a ti reflejado en tu vida exterior.

No puedes esconder tu descontento, tu disgusto o tu avaricia, pues tarde o temprano saldrá en lo externo como un grano, y habrá de ser extirpado. Cuanto antes se elimine la infección, mejor.

La manera mejor y más rápida de hacerlo es cambiar tu actitud entera. Sustituye los pensamientos infectados, negativos, críticos, por pensamientos del más puro amor, armonía y comprensión. Se puede hacer con  mucha rapidez.

No tienes por qué quedar sumido en la desgracia y la depresión. No tienes por qué perder un tiempo precioso teniéndote lástima. Si quieres hacer algo respecto a tu situación, lo puedes hacer de inmediato. El cambio puede venir en un abrir y cerrar de ojos.

Extracto del Libro «La Voz Interior de Eileen Caddy»

Versiones de ti mismo…

«Una versión diferente de ti existe en la mente de cada persona que te conoce.

Leí un libro que me abrió la mente. El personaje principal se vuelve loco cuando se da cuenta que nadie lo conoce realmente.

El meollo es que la persona que tu piensas que eres solo existe en tu cabeza, e incluso tu no estás seguro de quien eres.

Cada persona que conoces, con la que tienes una relación o te cruzas en la calle, crea una versión de ti en su mente. No eres la misma persona para tu mamá, para tu papá, para tus hermanos o amigos.

Hay miles de diferentes versiones de tí alla afuera, en la mente de otras personas. Un «Yo» tuyo existe en cada versión y aún así tu «Yo» no es realmente un «alguien».»

Del Libro: No One, and One Hundred Thousand de Luigi Pirandello.

LISTA DE DERECHOS HUMANOS BASICOS

LISTA DE DERECHOS HUMANOS BASICOS

Tengo el derecho de que mis necesidades y sentimientos sean tan importantes como las de cualquier otra persona.

Tengo el derecho de experimentar y expresar mis sentimientos si así lo elijo hacer, de manera respetuosa.

Tengo el derecho de no tener responsabilidad por los sentimientos de otro.

Tengo el derecho de expresar mis opiniones si así lo elijo hacer, de una manera respetuosa.

Tengo el derecho de establecer mi propia independencia, si así lo elijo.

Tengo el derecho de decidir de qué manera gasto mi tiempo.

Tengo el derecho de elegir mi propio estilo de vida, siempre que no viole el derecho de los demás.

Tengo el derecho de cambiar mi opinión, mi estilo de vida, mi comportamiento, mis valores o la situación de mi vida.

Tengo el derecho de cometer errores de manera honesta, y admitir dichos errores sin que nadie me humille.

Tengo el derecho de auto realizarme a través de mis propios talentos e intereses.

Tengo el derecho de crecer como ser humano y aceptar nuevos retos.

Tengo el derecho de elegir con quien comparto mi vida, mi tiempo y mi cuerpo.

Tengo el derecho de ser tratado con dignidad y respeto en todas mis relaciones.

Tengo el derecho de que se me escuche con respeto.

Tengo el derecho de pedir lo que quiero, de manera positiva.

Tengo el derecho de decir que no entiendo o que no se, sin que nadie me haga sentir humillado.

Tengo el derecho de decir no, de poner límites sanos, sin tener mala conciencia.

Tengo el derecho de imponer los límites sobre la manera en que se me trata en las relaciones.

Tengo el derecho de alejarme de las relaciones toxicas o abusivas.

Un texto de Anthony de Mello

Cuando era joven, el Maestro, que era un activista político, organizó una manifestación contra el gobierno a la que, dejando hogares y trabajos, se unieron miles de personas.
Sin embargo, apenas iniciada la manifestación, el Maestro decidió cancelarla.
Sus seguidores, entonces, le dijeron: «¡No puedes hacemos esto! ¡Preparar esta manifestación ha llevado meses y ha exigido un precio muy alto a muchas personas. . .
que ahora te van a acusar de incoherente!»
El Maestro, impertérrito, se limitó a decir:
«Mi compromiso no es con la coherencia, sino con la verdad».

«Anthony de Mello«

No asumas ni supongas…

No asumas ni supongas nada que no hayas comprobado. Si tienes cualquier duda, (por muy pequeña que sea) aclárala. Si sospechas de algo, pregunta.

Hacer suposiciones te lleva a inventar historias increíbles que sólo envenenan tu alma y que con frecuencia, no tienen ningún fundamento. Cuando creemos algo, suponemos que tenemos la razón hasta el punto de llegar a destruir nuestras relaciones por defender nuestra posición.

Suponemos que todo el mundo ve la vida del mismo modo que nosotros. Suponemos que los demás piensan, sienten, juzgan y maltratan como nosotros lo hacemos. El día que dejes de hacer suposiciones, te comunicarás con claridad, libre de veneno emocional.

Leído en la red…

Hola mundo

Hola mundo…
Este es un Blog donde ir transcribiendo textos o información que me llama la atención o me resulta interesante, si algo te sirve, cógelo…
Gracias por tu visita al mismo.